30 sept. 2018

San Juan Capistrano

Acabo de llegar a la estación de San Juan Capistrano en bicicleta. Desde mi trabajo, es un trecho de unos quince kilómetros por lo que estaba preparando subir un post que a parte de un mapa de mi trayecto, indicara la velocidad, la altura, el tiempo, la distancia y todos esos datos anodinos que mi reloj inteligente registró desde mi muñeca. Y luego pensé, ¿para qué? Pregunta retórica obviamente, yo sé para qué, pero prefiero no responderme. Habría sido mejor colgar fotos de los prístinos valles y soleados senderos que hallé en mi camino hasta esta estación. Pero tampoco tengo necesidad de hacerlo, mientras tenga ojos y viva cerca. Y justo llega el tren, y capturo una foto que aglutina mis dos medios de transporte. Tal vez esto sí vale la pena subir.

Próxima parada San Diego. L me está esperando. Seguro que habrá muchas cosas que contar y que subir a las redes en aquella ciudad que visito por primera vez. Pero no lo haré. No hace falta, ni tampoco hay tiempo para narrar la historia completa...

No hay comentarios

© Pablo Camus
Maira Gall