Washington DC, Km 0

Después de seis años, dejo de ser un vecino en la capital de los Estados Unidos. Extrañaré sus calles de letras, números y estados; el follaje y las calabazas en otoño; las embajadas, Georgetown, los museos gratis, y ese sentimiento de pueblo pequeño en ciudad grande. Para que decir lo mucho que echaré en falta las incombustibles amistades que he forjado durante estos años. Se cierra un capítulo y tengo mucha nostalgia; pero al mismo tiempo estoy muy ilusionado por la nueva etapa que comienza, y por la oportunidad de cruzar este país de costa a costa.


No hay comentarios:

Publicar un comentario