15 ene. 2017

Linda

La conocí una fría noche de enero. Tal vez fueron sus ojos, sus labios, sus mejillas o sus pecas lo que me dejó sin aliento. Le dije que era fotógrafo por lo que accedió a hacerse está instantánea. Se fue tan rápido como apareció, nunca sabré quién era o qué hacía. Tal vez era una espía, o una ladrona, tal vez detective, quién sabe... lo que sí sé es que jamás olvidaré aquella inquietante y a la vez apaciguadora mirada.

No hay comentarios

© Pablo Camus
Maira Gall