#JoTambéHiHauriaEntrat y como mi gramática interna no percibió un pronombre débil.

Vivimos épocas de mucha crispación, de tomas y ocupaciones de sedes de gobiernos y escuelas en casi todos los lugares donde alguna vez residí, excepto claro, aquí en Estados Unidos, donde todo es bellísimo y no existe conflicto ni tensiones, y todo el mundo  es happy happy (a ver si aprende el resto del mundo)

Pues bien, está mañana en mi twitter vi varios amigos de Mallorca tenían el hashtag, #JoTambéHiHauriaEntrat  "Yo también habría entrado". Investigué y se trataba de apoyar a a unos estudiantes de mi alma matter que ocuparon la consejería de educación en protesta por los recortes y los intentos de privatización, y que ahora están siendo multados y detenidos por estos hechos.

NO OBSTANTE, el hashtag me recordó  de una pequeño elemento que estaba ahí, y que no lo percibí en un principio, y que de hecho desaparece una vez que traducimos la frase al castellano: "hi".

"Hi" es lo que se conoce como "pronom feble" o pronombre débil, que serían formas átonas como las que tenemos en español ("lo/la/los/las/le/les") pero en lugar de sustituir a sustantivos, se utilizan sustituir adverbios o complementos adverbiales. Aunque son comunes en las lenguas vecinas, en español se perdieron en algún momento de la historia. Aquí hay una comparación con otras lenguas románicas de cuando damos a alguien una orden que vaya a algún sito.

Español:  ¡Ve!
Catalán: Ves-hi !
Francés:  Vas-y !

Mientras en español  no hay un equivalente, en catalán y francés son obligatorios. El no ponerlo sería como si a la pregunta "¿Hiciste la tarea?" respondiéramos "Sí, hice" en lugar de "Sí, la hice".

En el fondo se entiende, pero suena extraño a los oídos de un nativo.

Además estás son las cosas que un hablante de segunda lengua tarda más en percibir y producir en su gramática interna, muchas veces incluso no llegando a adquirirlos nunca. Tal vez porque son tan pequeñas estás palabras (también llamadas clíticos) que en el habla de todos los días apenas las percibimos,  incluso si las has estudiado explícitamente la lengua en cuestión, toma tiempo internalizarlas.

Als pronoms febles: pequeños pronombres débiles, aunque sigo dudando que aporten información significativa al discurso (uno siempre tiene que ir a alguna parte, ¿no?; pero bueno eso lo dejo a los expertos en sus respectivas lenguas) siento haber ignorado su presencia en el discurso, por haber estado más preocupado del significado que de la forma.

Pero a veces, los tiempos que vivimos nos hacen estar más atentos a lo que pasa, en detrimento de cómo se dice:

http://encausatsconselleria.wordpress.com/about/




No hay comentarios:

Publicar un comentario