#OrtografíaFail

Señoras y señores:
  • Haiga
  • Hasí
  • Hubieron /habían problemas
  • Meces del año
  • Rajuñar
  • Haber que hacemos
  • No ay problema
  • Pudo a ver sido un problema
  • Iva a la esquina
  • Hiba a la derecha
Dejo constancia que todas estas palabras han quedado escritas. 

Por lo tanto, EXISTEN.

Muchas gracias por su atención.

Pronunciación de la jota en español

En la ortografía del español, representamos con la grafía <j> , o con la <g> después de "e" o "i", sonidos fricativos velares sordos. En el alfabeto fonético internacional, se representa con el símbolo [x].

jugar     [xuɣaɹ]
Jaime    [xajme]
ojo         [oxo]
gentil     [xentil]

Este es un sonido que se produce sin vibración de las cuerdas vocales (sordo), produciendo una turbulencia en el aire que pasa por la cavidad bucal (fricativo) y se articula con la lengua juntándose, pero sin hacer contacto, con el velo del paladar (velar).

Es un sonido muy común en otras lenguas:

Alemán:              kuchen [ku:xən]   (pastel)
Inglés escocés:   loch       [lox]        (lago)
Neerlandés:        acht      [axt]        (ocho)


Para la mayoría de los hispanohablantes este sonido es diferente a la hache del inglés [h] como en palabras como howl, hers, whole, ya que este sonido se articula con la glottis. El sonido [x] no existe en inglés (con excepción del dialecto escocés), por esta razón muchos anglohablantes no lo perciben adecuadamente, y por ejemplo, pronuncian [wan] o [hwan] en lugar de "Juan" [xwan].

No obstante, existen algunos dialectos del español que pronuncian la jota como la hache del inglés. Esto es propio del español de Andalucía, Centroamérica, y algunas partes de Sudamérica.

gente [hente]
joven [hoβen]
ajo [aho]


Además, existen otras variantes de este sonido:

En España, antes de las vocales [u] o [o] la jota [x] es pronunciada un poco más atrás, con la uvula en lugar del velo, lo que llama mucho la atención (por sonar muy "fuerte") al otro lado del Atlántico:

ojo      [oχo]
joven  [χoβen]
ajo      [aχo]


En Chile, antes de [i] y [e] este sonido es pronunciado un poco más adelante con la lengua, dándole un sonido más palatalizado, lo que provoca que a otros hablantes de otras zonas les suene como si estuvieran diciendo "giente" en lugar de "gente"

gente     [çente]
Génova  [çenoβa]
gigante  [çiɣante]









Fortoten

Una amiga española me llamó preguntándome las indicaciones para llegar a mi casa.

"La linea roja en dirección a Gleenmont. Te bajas en Silver Spring. Llámame cuando estés por Fort Totten para saber cuando ir a buscarte"

Dos de mis amigas gringas que estaban a mi lado escuchando la conversación les hizo gracia la forma en que pronuncie Fort Totten, probablemente como todo hispanohablante lo haría [for'toten] mientras que la pronunciación en inglés me parece que es [fɔɹt  'tɑɾn̩] . No es que no lo sepa pronunciar así, pero es extraño pronunciarlo así cuando hablo en español.

#JoTambéHiHauriaEntrat y como mi gramática interna no percibió un pronombre débil.

Vivimos épocas de mucha crispación, de tomas y ocupaciones de sedes de gobiernos y escuelas en casi todos los lugares donde alguna vez residí, excepto claro, aquí en Estados Unidos, donde todo es bellísimo y no existe conflicto ni tensiones, y todo el mundo  es happy happy (a ver si aprende el resto del mundo)

Pues bien, está mañana en mi twitter vi varios amigos de Mallorca tenían el hashtag, #JoTambéHiHauriaEntrat  "Yo también habría entrado". Investigué y se trataba de apoyar a a unos estudiantes de mi alma matter que ocuparon la consejería de educación en protesta por los recortes y los intentos de privatización, y que ahora están siendo multados y detenidos por estos hechos.

NO OBSTANTE, el hashtag me recordó  de una pequeño elemento que estaba ahí, y que no lo percibí en un principio, y que de hecho desaparece una vez que traducimos la frase al castellano: "hi".

"Hi" es lo que se conoce como "pronom feble" o pronombre débil, que serían formas átonas como las que tenemos en español ("lo/la/los/las/le/les") pero en lugar de sustituir a sustantivos, se utilizan sustituir adverbios o complementos adverbiales. Aunque son comunes en las lenguas vecinas, en español se perdieron en algún momento de la historia. Aquí hay una comparación con otras lenguas románicas de cuando damos a alguien una orden que vaya a algún sito.

Español:  ¡Ve!
Catalán: Ves-hi !
Francés:  Vas-y !

Mientras en español  no hay un equivalente, en catalán y francés son obligatorios. El no ponerlo sería como si a la pregunta "¿Hiciste la tarea?" respondiéramos "Sí, hice" en lugar de "Sí, la hice".

En el fondo se entiende, pero suena extraño a los oídos de un nativo.

Además estás son las cosas que un hablante de segunda lengua tarda más en percibir y producir en su gramática interna, muchas veces incluso no llegando a adquirirlos nunca. Tal vez porque son tan pequeñas estás palabras (también llamadas clíticos) que en el habla de todos los días apenas las percibimos,  incluso si las has estudiado explícitamente la lengua en cuestión, toma tiempo internalizarlas.

Als pronoms febles: pequeños pronombres débiles, aunque sigo dudando que aporten información significativa al discurso (uno siempre tiene que ir a alguna parte, ¿no?; pero bueno eso lo dejo a los expertos en sus respectivas lenguas) siento haber ignorado su presencia en el discurso, por haber estado más preocupado del significado que de la forma.

Pero a veces, los tiempos que vivimos nos hacen estar más atentos a lo que pasa, en detrimento de cómo se dice:

http://encausatsconselleria.wordpress.com/about/




Sobre mis días en el Olimpo

Un vendedor de maría de pelo largo , barba y subido de peso, una camarera de Pennsylvania aspirante a actriz, una playa con máquinas para hacer ejercicio, palmeras secas, parking a 30 dólares, casas de famosos que probablemente no lo eran, un sucio y poco glamuroso paseo de la fama, suvenires made in Singapur...

Esos son algunos de los bosquejos que se retienen en mi memoria después de mi viaje a Los Ángeles, California. Me pareció uno de los lugares con más estímulos audiovisuales por metro cuadrado. Al final, dejé de sacar fotos puesto que parecen imágenes que puede uno sacar de Google y fotoshopearlas con mi rostro. No creo que haya mucha diferencia. Al final, parecía que eso es lo que hacen sus ciudadanos, cambios de brillo y de contraste de la existencia, filtros para los males del alma, sonrisas escalofriantemente reales, biquinis bajo un sol radiante capaz de evaporar cualquier tormenta del espíritu. Da miedo, aquí todos parecen actrices y actores, todo es bello, todo es limpio, y reluce como en la gran pantalla. Este es el Olimpo, y estar tan cerca de los dioses parece que hace que te comportes como estos. Ilusiones de carbón.