La guía definitiva para el uso correcto del español (¿o castellano?)

La RAE ha decidido llamar la atención a las guías de lenguaje no sexista publicadas en los últimos años por diversas instituciones. En España estaba muy familiarizado con las directrices de esas guías. Por ejemplo, se cambia "nosotros" por "nosotros y nosotras", "nosotros/as o incluso "nosotr@s".  Algunos comunicados de mi universidad comenzaban con Benvolgut alumne / Benvolguda alumna y recuerdo también a un político en la tele decir nosotros los vascos/nosotras las vascas.

Es un lenguaje que a lo mejor se puede usar en ciertos medios escritos, pero dudo que vayamos a usar "nosotros y nosotras" y cosas así, en nuestra habla cotidiana. Es evidente que nuestra lengua es un reflejo de las sociedades de nuestros antepasados en las cuales las mujeres eran prácticamente invisibles. Sin dudas, a medida que cambia la sociedad, el lenguaje también lo hará. Pero bueno no culpo a los que quieren ver esos cambios con más rapidez. Mas digo yo, si vamos a utilizar estas formas tan ajenas al uso real ¿por qué detenernos aquí? Ya de paso, mejor hacemos una reforma a todo el lenguaje para eliminarlo de todo elemento sexista e ilógico. A continuación, propongo algunas recomendaciones como punto de partida:

  • Deshagámonos completamente del género gramatical. Aparentemente, en castellano la letra o porta consigo connotaciones fálicas, mientras que la a tiene una prominencia del cartílago tiroides inferior al de la o. Por lo cual, sugiero que nos inventemos un único género deshaciéndonos de estas dos letras que tanto conflicto causan. De esta forma gatos y gatas pasará a ser gats y niños y niñas pasarán a convertirse en niñs
  • El género gramatical también debe desaparecer en los artículos: por lo tanto, el y la pasan a ser lo, ya que afortunadamente existe en español un artículo neutro. Pero lamentablemente el plural los sí tiene connotaciones masculinas, por lo que tendremos que transformarlo en ls. De paso aplíquese lo mismo a adjetivos, pronombres, y otros determinantes. Por ejemplo, la frase los niños argentinos juegan con el perro blanco pasará a ser ls niñs argentins juegan con lo perr blanc.

Y si ya llegamos tan lejos ¿por qué parar?  ¡Vamos a darle más lógica a todo el sistema!


  • Desde ahora se regularizan todos los paradigmas verbales. Por lo en el tiempo presente podré decir frases como yo sabo que tú jugas con el gato. En el futuro quereremos regular el verbo querer y poderemos hacer lo mismo con poder. Y sin lugar a dudas, el primero en metamorfosear deber ser el verbo ser  con sus decenas de irregularidades que tanto estorban cada día. En lugar de yo soy, habrá que decir yo sero, y en lugar de tú eres, tendrá que ser tú serás, pero en presente, por lo que para el futuro habrá que decir tú serarás.
  • Ya que estamos, habrá que regularizar sin duda la ortografía. Guillotina para la ve y muerte a la hache. Tampoco habrá piedad para la u en que, qui, gue, gui y forzaremos a la ce a nos ser tan ambigua y obligarla a pronunciarse solo como la ka. Asimismo, puesto que el yeísmo ahora es la norma en casi todo el mundo hispanohablante, propongo que matemos a la doble ele y comencemos a escribir solo con la y griega. 
  • Los sonidos también tendrán que ser estandarizados. Todos tendremos que adoptar la norma fonética de España, ya que Franco lo hubiera querido así. Y me refiero al español del centro de la península, nada de extremeño, gallego o (Dios nos libre) andaluz. Con pena de cárcel, todos los hispanohablantes de todo el mundo serán forzados a utilizar la fricativa sorda interdental (zeta para los amigos), y también la entonación y otros elementos prosódicos propios de ahí.
  • La sintaxis por su parte, también tendrá que rendir cuentas. Nada de movimientos raros, el orden siempre debe ser NVO (nombre, verbo, objeto), y cuidado que los adjetivos siempre deberán estar después del nombre, cosa que nadie confunda un pobre niño con un niño pobre. 

Y podría seguir todo el día, pero creo que ya es suficiente para comenzar. Y con estos cambios, acordes con el siglo veintiuno y las buenas costumbres, aquí tienen un extracto con esta reforma aplicada. Para que nadie diga que la lengua de Cervantes es sexista:

En uno lugr de lo Manch, de cuy nombr no qiero acordarme, no a mucho tiemp qe bibía uno idalg de ls de lanz en astiller, adarg antig, rozín flac y galg corredr. Uno oy de algo más bac qe carner, salpicón ls más nochs, duels y qebrants ls sábads, lentejs ls biernes, algún palomin de añadidur los domings, consumían ls tres parts de su aziend.


1 comentario:

  1. Has hecho un buen trabajo... Me recordó el discurso de Gabriel García Márquez en Zacatecas,donde habla de simplificar la ortografía...

    ResponderEliminar