Chile, una vez más

 “Creo en Camila, y Michelle todopoderosa”, leí en algún periódico de derecha de la capital. Estuve en Santiago cuando los guanacos se habían cansado de escupir a los pingüinos, y esos verdes uniformados ya dejaban ver. Era la calma después de la tempestad.

“Esa chiquilla es un títere del partido comunista” escuché decir a una señora que vivía de la Plaza Italia para arriba (que es donde en Santiago suelen vivir las clases acomodadas). Hace unos meses no sabía ni quién era ella. Pero cuando la vi con micrófono en mano, marchando en primera línea, denunciando la opresión, con cabellos sueltos y un pirsin en la nariz, me dije: he aquí señoras y señores, mi nuevo amor platónico. Tampoco soy un experto en el tema. Es probable que ella y los demás estudiante hayan cometido errores, ¿quién no?. Pero recuerdo lo que me dijo mi primo: “estés de acuerdo o no con la forma de actuar, es bueno saber que habrá niñas que en el futuro aspiren a ser como Camila Vallejo en lugar de aspirar a ser como Paris Hilton.”

“No sería justo que los pobres financiaran con sus impuestos la educación de los sectores de mayores recursos.”, dicen los líderes chilenos cuando los estudiantes pide educación gratuita. Pero digo yo, ¿acaso es más justo que los ricos se lucren con los intereses que les roban a los pobres para así poder costear una educación que encima suele ser de pésima calidad?

Por eso necesitamos gente como Camila.Espero que sigan brotando más paladines y paladinas que luchen contra los que no se quieren bajar de sus nubes de poder. Por eso, ella y todos los que estuvieron ahí en primera línea este año, se han ganado mi respeto.

Y por eso hoy la saludo.

Semántica

Mañana es el último día de este semestre (bueno para mí). Me queda por escribir un artículo de semántica. En España nunca estudié semántica o pragmática. Sí vimos lo que era la sinonimia y cosas así, pero eso no tiene nada que ver. Aquí en Estados Unidos es diferente. La semántica desarrolla una serie de problemas lógicos de significación, estudia la relación entre el signo lingüístico y la realidad. Eso complica las cosas ya que incluye el estudio de la lógica matemática, que es muy interesante, aunque no creo que mi futura investigación continué por esta rama. Les doy un ejemplo de lo que he estado haciendo. En líneas básicas, la semántica y pragmática se estudia el truth value (valor verdadero) de diferentes oraciones. Por ejemplo la frase en inglés John is outside es verdadera en un mundo (sí, porque en semántica trabajamos con muchos mundos) aplicamos la siguiente fórmula:


  •  [[ O(j) ]]M,w = 1 iff John is outside in w.


 Que en cristiano significa, John está afuera es verdadero en un mundo si y solo si John está afuera en cierto mundo. Ya sé lo que piensan. Parece un poco sinsentido, lo que pasa es que se necesita una nomenclatura así para luego explicar segmentos más complejos. La semántica tiene mucho sentido (un aplauso por el chiste malo).

Un ejemplo más practico lo encontramos en mi último artículo. Lo estoy escribiendo acerca de la semántica de dos formas verbales del español, el pretérito y el imperfecto. ¿Saben la diferencia? Ciertamente todo hispanohablante sabe cuando debe usar comí o cuando debe usar comía, pero lo cierto es que no muchos saben el porqué. Y ya se imaginan un extranjero aprendiendo español, el inglés por ejemplo solo tiene una forma para estas dos.

La solución la encontramos en la semántica. Miren por ejemplo esta frase que encontré en twitter.


  • No quiero seguir terminando. Quiero TERMINAR.


Aunque ninguno de los verbos esta en pasado me sirve para explicar el valor semántico que estoy buscando. La primera forma que vemos del verbo ‘terminar’ es una forma del progresivo. Podemos retroceder una hora en el tiempo y el hablante todavía puede estar terminando, y si avanzamos una hora en el tiempo lo mismo. En cambio cuando dices quiero terminar, te estás refiriendo a un punto específico en el tiempo. Vas una hora antes de ese punto, y no has terminado, vas un segundo antes, y tampoco.

Ese es la diferencia que tienen el imperfecto y el pretérito. El valor de cantaba es verdad si y solo si, es verdad para cualquier intervalo del tiempo en que cantabas, mientras que cantó señala un evento como un todo y no puede ser subdividido.

Es lo que se conoce como el aspecto del verbo. Esto sí recuerdo haberlo visto brevemente el primer año de mi carrera.  Y claro, el problema que estoy buscando es mucho más complicado ya que hay un aspecto gramatical y uno léxico y al parecer no hay una correlación exacta entre estos, y el imperfecto a veces tiene un aspecto léxico similar al pretérito y el aktionsart puede ser télico o atélico...

Bueno es mucho por hoy, y no creo que ya nadie siga leyendo esto. Y no me quiero detener a explicar estas cosas porque tengo que guardar las pocas neuronas que me quedan para mañana.

Buenas noches. Mañana se acaba el primer semestre. La próxima vez que escriba por aquí estaré de vacaciones en Chile.