Finalmente he llegado al otro lado del charco

Todo es muy extraño desde mi último viaje a los Estados Unidos. En primer lugar, no parece que haga mucha falta tener un nivel avanzado de inglés cuando hasta la cajera del banco te habla en español. También es extraño que la gente me llamé por mi segundo apellido.

El “terremoto” de hoy fue una cosa atroz. La gente era evacuada del campus y nada caía a los suelos. Yo pensé que fue el viento o un camión grande.

Por lo demás, estoy enamorado de este lugar. Ojalá pudiera vivir aquí por cinco años.

O esperen, ¡Claro que puedo!


Así está la educación de hoy en día:


Y estas son algunas buenas ideas para cambiarla: