"Ya soy filólogo" fue lo que le dije a don Ramón

Hace días que no actualizo porque estás semanas han pasado muchas cosas. Por fin terminé la universidad y afortunadamente me fue bien en todos los exámenes y ya soy licenciado en filología inglesa e hispánica. Con lo feliz que estaba celebrando no me dio tiempo casi ni de notificarlo por Facebook, menos en el blog. Realmente añoraba tanto este momento, que se me ocurrió que la mejor forma de celebrar era ir a Madrid por unos días (bueno eso y que necesitaba un visado para EEUU, pero esa es otra historia que ya contaré).

Ahí estaba yo hace un par de días, caminando por el Paseo de la Castellana, cuando por sorpresa, me encuentro con don Ramón Valle-Inclán.

–Don Ramón –le dije– ¡Ya soy filólogo!

No dijo nada. Seguía ahí sonriendo, inmóvil, mirándome con su sonrisa, sus gafas redondas y su larga barba.

–Qué pena que sea de bronce, don Ramón– le dije– mire que aquí al lado está el Café Gijón, me encantaría ir con usted a tomarme unas tapitas y hablar del Madrid de hoy y compararlo con el suyo. Realmente me gustaría saber qué piensa de muchas cosas.  Pero bueno don Ramón, creo que me voy ya que sino la gente va a pensar que soy el loco que les habla a las estatuas. Antes ya le había hablado a la de Lorca y Calderón de la Barca que están en la plaza de Santa Ana. Por cierto, ¿Por qué los escritores del Siglo de Oro están hechos de mármol y los del Modernismo-Vanguardias de bronce?

No sé para qué le pregunto, sé que no me va a responder pero igual tenía ganas de hacer más preguntas. Me fui al Café Gijón de todas maneras. Pedí una caña. El lugar estaba muy bien, pero faltaba un poco el aire que tanto me hablaban mis profesores de literatura. Me trajeron mi caña con sus respectivas tapas. Mientras posaba la cerveza en mis labios cerré los ojos y pensé, “qué bien, ya soy filólogo”.

6 comentarios:

  1. ¡¡¡Congratulations!!!

    ¡Qué bien, celebrarlo con Valle-Inclán!!! Igual si le hubieras puesto la cañita delante te contestaba, jajaja.

    El día en que yo me licencie iré a Moguer y lo pregonaré por el pueblo subida en un burrico ;)

    Un beso gigante, bifilólogo!

    ResponderEliminar
  2. Felicitaciones! Qué orgullo más grande. Sigue adelante y que lo de EE.UU. salga igual de bien.
    Un abrazo
    Juan

    ResponderEliminar
  3. Liiiiiindo!! orgullosa de ti

    ResponderEliminar
  4. Bifilólogo, nos tenemos que ver antes de que te vayas SÍ O SÍ, crea algo un día por palma y nos vemos !
    Estoy de acuerdo con Inoa con lo de ir a Moguer, yo aún no sé si ir al Puerto de Santa María o a tu tierra natal -amo a Neruda- !!

    ResponderEliminar
  5. me encantó el post!! voy a seguir cotilleando, pero antes de despedirme quería invitarte a mi baúl por si te apetece compartir sueños, y por qué no, quedarte.
    te espero!
    hasta pronto =)

    ResponderEliminar