28 años, Salud por eso

–Salud– me dijo Seba –oye, ¿quieres que te diga algo que puede que te deprima, puede que te dé nostalgia, o puede que te dé las dos cosas?

– A ver, dime.

–Hace veinte años que jugábamos al Prince of Persia en el computador de mi mamá, ¿te acuerdas? El que tenía Windows 3.1 y que las teclas sonaban más fuerte que una máquina de escribir.



–¡Prince of Persia! – le dije– el juego en el que lloré porque no podíamos matar al guardia gordo del nivel 6. ¡Veinte años! No puedo creer que tenga recuerdos de hace tanto tiempo… encima de un tiempo anterior a las redes sociales, a los iPods, al Internet y los computadores multimedia.

– Así es no más…

–Oye– le dije– ¿Te gustaría volver veinte años atrás?

–¡No, no, por favor!

–¿No qué? –le dije– ¿Qué piensas que voy a decir?

–A no sé… ¿viajar en el tiempo?

–¿Piensas que he perfeccionado viajar en el tiempo?

–Yo que sé, pensé que tenías un poder para volver en el tiempo...

–¿Qué onda contigo? No, te iba a mostrar que tengo el Prince of Persia original en mi iPod.

–¡Oooooh, pasa pa’ca!

2 comentarios:

  1. Jajajaja, estais clavados en el dibujo!!!! Muchas felicidades again, mi niño!!!! Te quiero muxo, como la truxa al truxo, muaaaa!

    ResponderEliminar
  2. Don´t worry. Los 30 lo cambian todo :P

    ResponderEliminar