Manifiesto con pistolas de juguete

Soy el ciudadano medio, soy la ciudadana media. Quiero dirigirme a todos ustedes en señal de protesta en contra del gobierno y el sistema financiero. Lamentablemente, no tengo la más mínima idea de política o de economía y no tengo ninguna intención de aprender de esto en un futuro cercano. Solo estoy interesado en quejarme y no en saber por qué las cosas están mal. A parte de tener que trabajar todo el día, faltaría más que las pocas horas que tengo libres las tuviera que dedicar a entender las situación mundial. Para eso tengo medios de comunicación que me dicen lo que tengo que pensar y me entretienen con cosas que me avergüenzo de ver.

Soy de derechas y soy de izquierdas, ya que al final, quiero que el gobierno no se meta en mi vida, pero que a la vez me subvencione la pedicura de mi gato. Quiero que me paguen una buena pensión, quiero mis derechos, los míos, y los de nadie más. Quiero trabajar lo menos posible, quiero dejar de pensar, olvidarme de que enveneno mi cuerpo cada día con BigMacs y somas, quiero sentir solo placer, nunca el dolor, y no quiero que nadie me diga lo que tengo que hacer (a menos que tenga una bola de cristal o un papel y un bolígrafo). Quiero que los medios me aseguren, que todo va a estar bien, y que nunca más tendré que preocuparme de que no tendré trabajo o pensión, aunque la historia a probado que lo único seguro en este mundo es el cambio.

Al final, solo quiero que otros trabajen muy duro para asegurarme un mundo mejor. De esta manera me es más fácil culpar a los demás cuando las cosas van mal. En el fondo, quiero seguir siendo un ciudadano medio, el que nunca tendrá nombre en la tumba, ya que no tengo un nombre y tampoco me alcanza para un número.

Me quejaré y nunca propondré alguna solución estos sesenta, cincuenta o cuarenta años que me quedan de existencia.

2 comentarios:

  1. Usted refleja el carácter de los hombres de estos días. Por donde voy solo quejas que destruyen la fe y la esperanza.

    ResponderEliminar
  2. WOW Pablo. Muy bueno, en serio. Me encanta leer entre líneas

    ResponderEliminar