¡Hackeado!

Esto es lo que apareció esta mañana cuando tranquila y egocéntricamente accedía a mi propio blog en busca de alguna entrada nueva, que aunque yo sea el único autor, es mi expectación cada vez que entro a cualquier blog. El pánico se apoderó de mi al pensar que algún hacker se apoderó de mi sitio, y borró todo mi contenido.

Afortunadamente, no era mi sitio el hackeado, pero sí un sitio en que el que solía tener alojado algunas imágenes. Hace más de cinco años cuando comencé este blog, blogger no te dejaba alojar imágenes del diseño de la página, por lo que las alojaba en un servidor externo. Este sitio fue detectado por alojar software malintencionado, y a pesar de que ahora todas las imágenes están en los servidores de Google, me había olvidado borrar el código de una imagen que redirigía hasta esta página y que ya hasta había borrado del servidor. Esto ocasionó que saltaran las alarmas de mi navegador.

Afortunadamente, borré este enlace y todo ha vuelto a la normalidad. Así que nadie se preocupe. Este blog es cien por ciento seguro, libre de virus, malware, troyanos y espartanos.

(Es curioso que la única vez que mi navegador saltó con una advertencia similar, fue cuando me metí a páginas del gobierno español)

No hay comentarios:

Publicar un comentario