Qwerty

Lo que quiero contar está relacionado con casi toda la gente que tengo alrededor en mi día a día. No obstante, en vista que me han llamado la atención por escribir acerca de alguien o algo en este blog (a pesar de que nunca lo hago explícitamente), en esta ocasión, voy a emular al blog de una amiga y utilizaré letras en lugar de nombres para referirse a mis amigos y conocidos.

El viernes pasado leía el periódico en la cafetería cuando a se sienta a mi lado y me pide ayuda. Resulta que está muy enamorado de b pero que está seguro que ella está saliendo con c, por lo que me pide que le ayude a descubrir la verdad. Al día siguiente conversando con b, descubrí que no le gustaba ni a ni c, pero le gustaba mucho d. Yo sabía que d estaba mal de la cabeza, ya que en un accidente en moto, había dejado sorda a su hermana t, por lo que ahora lo único que le importaba era cuidar de ella. Le conté esto a b y le dijo que le daba igual, que lo intentaría. De paso me preguntó si aún estaba interesado en salir con su hermana p, pero yo ya le dije que estaba más interesado en salir con su amiga v, la hermana de f. Ella me dijo que tuviera cuidado por que v había estado con u y ya tenían un hijo en secreto, w, y lo habían tenido a escondidas de los h y dado en adopción a ñ, esa amiga de Burgos. Al final no me enteré de nada, porque es muy difícil hablar de gente con letras, así que le dije a a, que era mejor que era mejor que volviese con su ex, e, que si bien es cierto, ya pronto nacería æ.

¡Feliz San Valentín, Valentina!

Mi hermana Valentina está de santo hoy (¿hay alguien que celebre el santoral en estos días?). De todas maneras, te quería dedicar un feliz santo por si acaso, ya que las mujeres son muy complicadas, y puede que te enfades si se me pasa. Tenía pensado dedicarte esta entrada, explicándote lo mucho que te quiero, pero suelo complicarme a la hora de expresar mis sentimientos, así que en su lugar, me he dibujado montando en una jirafa:





No creo que haya nada más guay que exprese lo que te quiero hermanita.
¡Felicidades!

Penélope

Por fin, está tarde entregué alegremente mi último examen de febrero a la profesora, sabiendo que esta tarde no tendría otra cosa que hacer que tirarme en la cama, dormir, ver la tele y no sentirme culpable porque tengo que estudiar. Antes de volver a casa fui un rato al claustro a esperar a Clara por si quería que comiésemos juntos. Cuando sale del examen me pide que la espere a que fume.

– Tú y el tabaco – le dije – ¿No sabes que los dos momentos en los que más tengo hambre es cuando acabo un examen?

–‘Pera chiqui– me dijo– mira anda y lee este poema que he escrito hace poco, se llama “Penélope”.

– Oye está muy bonito, – le dije aunque me había leído la mitad ya que era muy largo y tenía hambre –se ve que sale del corazón.

– ¡Claro! Es que yo soy una Penélope en este momento, esperando fielmente a mi amado que está luchando en la guerra de Troya

– Pero si solo está de viaje por el curro– le dije – oye, ¿y no habías terminado?

– Sí pero el amor todo lo puede, ¡qué romántico!¿no? y yo aquí esperándola sola, escribiendo poemas y comiéndome los mocos.

– ¿Comiéndote los mocos? Pero si le has sido infiel varias veces…

– ¿Y tú que crees? ¿Que Penélope estuvo veinte años tejiendo?

– Ahí le has dado… venga vamos a comer.

Algunos sueños raros

Ayer por la noche me quedé viendo una película muy rara con mi hermana y comimos pizza, patatas, Coca-Cola y terminé con el estómago muy pesado, soñando con un montón de situaciones de lo más peculiares:

  • Estaba en una mina abandonada buscando el Santo Grial con mis primos.
  • Entraba a una catedral en cuyos muros había tiras de Mafalda.
  • Era un agente secreto y me mataba la mafia rusa, pero luego volvía como espíritu y me los cargaba a todos.
  • Era Yoshi y competía en la pista arcoíris del Mario Kart y la Princesa me tiraba al precipicio.
  • Era un Godzilla gigante que destruía Tokio.
  • Estaba haciéndole un tatuaje a un bebé borracho.
  • Me aceptaban en una prestigiosa universidad de Estados Unidos, con una beca de cinco años para comenzar mi doctorado en agosto.

Sinceramente, de todos los sueños, jamás creí que el último se cumpliría. Siempre pensé que para lograrlo tendrían que cumplirse los seis primeros antes.

Aún sigo pensando que estoy un sueño, esperando que aparezca un unicornio que se tire peos de brillantina. Pero hasta que eso pase,

Dreams Come True People!

Vamos a probar el traductor de Google

Comencemos por algo fácil (FAN):
 Muy bien, ahora veamos si entiende el contexto,  (I'M A FAN)
 Hey, no está mal, pero veamos hasta donde puede llegar (THE FAN IS STUPID)

 Auch, so close...

Aún no es rival para los traductores de carne y hueso.

¿Lo cuento?

Me está comiendo por dentro. Es a un secreto un secreto del porte de un cetáceo. Me muero, me muero por contarlo por todos lados. Pero no puedo. No podría contárselo a las autoridades ya que mi secreto podría causar acciones judiciales en mi contra. Tampoco podría contárselo ni a mi familia ni a mis amigos ya que esto me haría víctima del ostracismo y abandono por parte de mis pares.  No, ni siquiera podría contárselo a Dios y los ángeles por temor a una reprimenda en las llamas eternas. No, mi secreto, es algo tan escalofriante, algo tan perverso y tan poco tolerable incluso en las sociedades más vanguardistas, que temo perderlo todo si lo cuento.

Y aún así, no hay forma de que me lo pueda guardar más, no puedo seguir viviendo con este secreto, prefiero el destierro y la soledad antes de llevármelo a la tumba. Necesito quitarme este peso, así que señoras y señores aquí va mi gran secreto:


Suelo desconfiar de la gente a la que le gustan los gatos.


(En especial cuando son dueños de dos o más)