La Teletón

Ayer fue uno de los pocos días de los que llevó aquí en los que estuve pegado a la pantalla, tanto del portátil como la de la televisión: por un lado estábamos todos atentos a lo que pasaba en los aeropuertos españoles, ya que mi hermana y mi padre eran unos de los muchos que se habían quedado sin vuelo en Barajas. Afortunadamente, pudieron despegar ayer por la noche después de haber pasado más de 24 horas en espera.

También y a ratos me ponía a ver lo que estaba pasando en la Teletón: aquel evento en ayuda a los discapacitados, que aunque copiado de los anglosajones, ya es una tradición chilena desde antes de haber nacido. Me hizo recordar mucho a los de mi tiempo. Don Francis sigue animándolo, y aparecen los mismos rostros de la televisión chilena de los noventa (claro que con muchas más arrugas y/o Botox). No era muy diferente… no era muy diferente claro, a excepción de que en mis tiempos no había reggaeton, con esos cantantes centroamericanos con sus pelos con mechas y collares de oro que se llaman Américo. Tampoco en mis tiempos estaba David Bisbal o Ricky Martín. Es decir, la iniciativa me sigue gustando pero el espectáculo ya se ha hecho un poco popular para mi gusto.

Aunque por otro lado, estuvieron artistas como Faith no More; es una pena que me los perdí.

Me alegra que se haya alcanzado y pasado la meta. Como ya las cifras grandes ya no las puedo computar en pesos, convertí a euros la meta alcanzada en la Teletón: 29 millones, es decir, más o menos el salario anual combinado de C. Ronaldo, Messi y Kaká.

No hay comentarios:

Publicar un comentario