Padres

“Deja de darle tanto a esa pelota y ponte a estudiar”,
dijo a Maradona su padre.

“Y tú, eres un negado para las matemáticas”,
dijo la madre de Einstein.

“¿Qué manía es esa de encumbrar cometas de noche, Benjamín?”,
dijo la señora Franklin.

“¡Miguel Ángel, Miguel Ángel!,  deja ya de colorear en las paredes de la iglesia”

“Y yo no entiendo a este Fernando que no para de jugar con el Scalextric”,
comentó el señor Alonso.

“Hijo deja de mirar tanto la luna y ponte a buscar trabajo”,
dijo la señora Armstrong.

“A mí qué me importan tus sueños”, dijo el padre de Freud.

“Deja ese ordenador de lado un rato y sale a tomar un poco de sol”,
 fue lo que dijo el padre de Bill Gates.

“Y para de escribir tonterías y ponte a estudiar, Camilo” fue lo que dijo el señor Cela.

O tal vez, estos padres entendieron que la persistencia ante una autoridad escéptica es una poderosa habilidad en el futuro de sus hijos.

No hay comentarios:

Publicar un comentario