Rubén Darío en Mallorca

Publica su obra más importante Cantos de vida y esperanza en 1905. Es una obra de madurez en la que consigue que su obra adquiera un nuevo contenido. El autor ha superado los cuarenta y ve todo de una perspectiva diferente a la de Azul. El amor y la muerte son vistos de otra forma. El título es contradictorio paradójico al contenido. Canta a la vida desde el lado opuesto, el pesimismo.

En 1906 viaja por primera vez a Mallorca. En la isla hace amistad con la familia Sureda, que trata de recuperarlo de su alcoholismo, aunque sus intentos serán en vano. Quiere deshacerse de su matrimonio con Emelina y se reúne con ella en París. Pero ella no accede y no acabará con este problema hasta su muerte.

Viaja a Nueva York, luego a Madrid, luego a México y sobre 1910 vuelve a estar por Mallorca: su salud se encuentra muy deteriorada. Su estancia en la isla es muy lúgubre puesto que se da cuenta de su alcoholismo y de su situación, su salud es pésima, y aunque la familia Sureda trata de ayudarlo, no puede hacer nada. Se alojó en la cartuja de Valldemosa, en la que muchas décadas atrás habían residido Chopin y George Sand. En esta isla empezó Rubén la novela El oro de Mallorca, que es, en realidad, una autobiografía novelada. Es un intento de novela en el que el autor halla de que esas "2 embriagueces" fuerzan el hilo de su vida: el alcohol y las mujeres que ya aparecen desde su juventud y se refleja en su obra. Ya a los veintitrés años publicó un "Elogio al Vino". Se acentuó, sin embargo, el deterioro de su salud mental, debido a su alcoholismo.

No hay comentarios:

Publicar un comentario