En la entrada de la Casa Usher

No sé como llegué hasta allí, pero aquella noche no pude evitar sentir una insoportable tristeza invadiendo mi ser al contemplar por primera vez la casa de los Usher. Era un cuadro tan abrumador que me imposibilitaba entender la causa concreta de mi congoja. Era un edificio estancado en el tiempo, con paredes agrietadas y enmohecidas, puertas y ventanas putrefactas y gárgolas que me hacían sentir una mezcolanza de pánico, nerviosismo y escalofríos. Parecía una casa del terror si no fuera porque el miedo era tangible y perturbador, lo que me amargaba cada instante en el que pensaba aventurarme entre esos muros. Intentaba recordar las causas por las que estaba en ese lugar mas no recordaba razón alguna, aunque toda esta escena, no hacía más que traerme una confusa impresión de déjà vu.

Al cruzar el pórtico gótico de la entrada principal, toda esta zozobra fue aun más intensa. Los misteriosos jardines que rodeaban la casa parecían un cementerio sin tumbas, cuervos que por doquier que me lanzaban una escalofriante mirada oprimían aún más mi espíritu. A medida que me acercaba, imágenes confusas y distorsionadas pasaban por mi cabeza; Madeleine – ella es una de las moradoras de este lugar. ¿De dónde la conozco? Su recuerdo era el de una dama fantasmagórica que cruzaba por mi mente y desaparecía. Estaba enferma, o muerta o algo entre medio. Vino a mi imaginación una tumba en la que ella estaba viva. En eso escuché un ruido en los arbustos que casi me mata, pero resultó no ser más que unas ratas. Estaba a punto de llegar cuando recordé a Roderick Usher. El dueño de esta demacrada morada, si bien no estaba muerto, lo veía muy enfermo y débil, con un cuerpo corrupto y una mente perturbada tocando el borde de la demencia. A pesar de esto, no lograba encajar todas las piezas, ni entendía las misteriosas razones que me habían llevado hasta allí. Esto me perturbaba aún más ya que era más inquietante pensar en lo que me podría a encontrar en ese tenebroso lugar.

Estaba solo a unos metros de la puerta principal cuando recorde que un señor sin nombre también era parte de esta historia. Mientras intentaba recordar, súbitamente, desde el interior escuché el grito más aterrador que he escuchado en mi vida. Semejante chillido me produjo un pánico que me paralizó completamente. Sin curarme de aquel espanto, vi que aquella persona la cual no podía recordar salía despavorido por la puerta principal, mientras que un enorme temblor sacudía toda la tierra. Salía tan horrorizado el pobre hombre que no notó mi presencia, y como yo aún no salía de mi espanto nos tropezamos y caímos. Rápidamente me cogió del brazo y ambos huimos despavoridos mientras él me hacía ver una grieta en el techo (la cual no me había percatado antes) se iba ensanchando. De pronto pasó un furioso soplo de torbellino, y ante nuestros ojos se desplomaron los pesados muros y tejados, y hubo un largo estruendo que ocasionó el desplome de la Casa Usher.

Mientras corríamos despavoridos, yo le preguntaba qué significaba todo esto, qué podría haber pasado en esta casa para que se hubieran desencadenado todos estos perturbadores acontecimientos. Entre el ruido que aún producían los escombros, alcancé a escuchar que Madeleine había sido enterrada viva, pero que ahora ella y Roderick estaban muertos. El resto no podía escucharlo bien, pero oí algo acerca de gemelos, endogamia, locura, sangre, muerte, desesperación, para luego escuchar solo un murmullo ininteligible que poco a poco se iba desvaneciendo, ya que me había despertado pero aún estaba en esos segundos en los que aún piensas que los sueños son reales. Abrí los ojos súbitamente y mi corazón seguía latiendo con mucha prisa como suele ocurrir con las pesadillas.

Me di cuenta que me había quedado dormido en mi escritorio.En mi portátil había un documento en blanco con el título; "Comentario de La caída de la casa de Usher" y ese mismo cuento de Poe estaba a mi derecha. ¿Y ahora qué? Perdí la oportunidad de saber si Madeleine mató a Roderick o si murieron con la caída de la casa. Sin embargo, lo que más me decepciona es que jamás sabré por qué la casa cayó en ese preciso instante – no tiene sentido, sólo le da más emoción al final del cuento.

3 comentarios:

  1. Me flipa como escribes Pablito!!!
    Por cierto, he vuelto de nuevo a la blogosfera ^^ Lo tenía bastante apartado últimamente...
    Te espero x mi blog ok??
    un besazoooo desde Österreich :)))

    ResponderEliminar
  2. Quedé toda entierrada!!!!..., excelente relato!!!
    besos...

    ResponderEliminar
  3. Pero voh sos loooco viste?

    Ya pos... quiero puro que publiquemos algo

    ResponderEliminar