El Abencerraje

DE VILLEGAS DUEÑAS, Antonio: El Abencerraje, Palencia, Simancas, 2005

La novela morisca es un género literario típicamente hispano puesto que la principal causa motriz reside en la prolongada duración de la guerra de Granada. Estas novelas en parte son históricas por su ambiente y alusiones, por muchos de sus personajes, por la época y los lugares de la acción. La concepción sublimada de lo heroico está en relación con las novelas de caballerías. El tema principal es el amor, por lo que se puede relacionar con la novela sentimental, aunque es más humana, siendo el papel de la mujer más activo, no es nada trágica sino optimista y de final feliz. Son relatos de corta extensión, ideados para ser intercalados en otros más largos. Los hechos históricos constituyen el telón de fondo de la novela morisca. Supone en gran medida la superación de los libros de caballerías y las novelas sentimentales, manteniendo un equilibrio entre las armas y el amor La idealización total preside su visión del mundo, el amor es siempre virtuoso, los caballeros valientes. La acción no sufre interrupciones. La estructura es lineal y plenamente renacentista. Se utiliza un lenguaje clasicista, sin excesos retóricos ni latinismo, aparecen frecuentemente arabismos. Abundan las descripciones de juegos, fiestas, torneos, jardines y vestiduras; brillantes y coloridas, minuciosas y detallistas.
La historia del Abencerraje trata de un alcaide cristiano, Rodrigo de Narváez, alcaide de Álora, que una noche sale de la fortaleza a patrullar con sus escuderos, para prevenirse contra el enemigo. Paseando por la noche, avistan a un caballero de vestimentas árabes, y se esconden esperando su paso para atacarle. Tras una lucha lo capturan y hacen prisionero, resultando ser el moro abencerraje Abindarráez el mozo. Al parecer este iba en busca de su amada a Coín, pues ella se traslado allí tras haber vivido muchos años en Cártama junto a su querido.

Sabiendo esto Rodrigo de Narváez le dejó marchar, mas no sin que antes le hiciera la promesa de que volvería pasados tres días para ser su prisionero. Al llegar el abencerraje al castillo de su amada, esta le declaró su eterno amor, y se casaron, mas no con el consentimiento del padre, el alcaide de Coín. Después de que Abindarráez le contara lo sucedido a su esposa Jarifa y debido al gran amor que le tenía, decidió marchar con él. Al llegar ambos al castillo de Rodrigo, fueron recibidos acogedoramente. Y como último favor Abindarráez le pidió a Rodrigo de Narváez que escribiera al Rey de Granada para que éste convenciera al padre de Jarifa de que les perdonara, pues conocía de la buena relación que el monarca tenía con Rodrigo. El alcaide de Álora otorga la petición, la cual tuvo buenos resultados, pues el padre de Jarifa les perdonó y ambos volvieron alcastillo de Coín después de que Rodrigo de Narváez los liberase.
Escrito entre 1550 y 1560, el Abencerraje, al igual que el Lazarillo de Tormes, originó un subgénero nuevo de la narración del Renacimiento y del Barraco. Este modelo siguió un proceso de cambio y transformación, pues son evidentes las diferencias con las obras posteriores, por ejemplo, el Guzmán de Alfarache con respecto al Lazarillo. Ese género nuevo surgió en un contexto sociohistórico especial: el ocaso y eliminación inminente de los moriscos españoles. Por eso, llamó la atención la figura del noble moro caballeresco y de sus hazañas, situadas ante el telón de fondo, suntuoso y melancólico, de los últimos años del reino musulmán de Granada.

La novela morisca pasó a ser una temprana encarnación del género de novela histórica en que se mezclan cómodamente los materiales ficticios y los documentados. Sin duda, esta peculiaridad pasó con frecuencia inadvertida. El tipo del moro andaluz había originado un mito en ambos sentidos usuales del término; su prestigio se debía precisamente a esta potenciación de una ficción atractiva por un fondo histórico sumamente dramático. El Abencerraje no ofrece esencialmente una poetización de la vida fronteriza andaluza del siglo XV. La ficción de Abindarráez y Jarifa no concuerda con la realidad de aquellos tiempos. Lo que tiene de histórico el Abencerraje es la respuesta –o evasión- imaginativa. Tampoco se está llamando a la sociedad para que haga un ejercicio de tolerancia respecto a la comunidad morisca.
La obra en su composición tiende a estructuras bimembres. Dos son los protagonistas de la obra, dos son también las historias que se cuentan; dos son los temas que mueven la historia, de los cuales participan ambos personajes en cada uno: el heroico y el amor. Podemos hacer una subdivisión en cinco núcleos. El núcleo tercero, muy breve, actúa como estructuradora de las dos partes. Los dos primeros, tras presentar la historia de los dos protagonistas, llevan la intriga hasta el momento crucial; los dos últimos significan el desenlace con la superación de las dificultades y los conflictos. Hay un paralelismo en ambas partes: en cada una de ellas se trata por separado a los protagonistas, se les reúne para volverlos a separar y concluir con la superación de los problemas. La historia de don Rodrigo de Narváez presenta su conducta en cuatro momentos que no son cronológicamente consecutivos, mientras que la historia del Abencerraje se desarrolla ordenadamente. Tras la escaramuza en la que participan ambos, las dos historias incluyen una vuelta atrás, un flash-back, que rompe la ordenación cronológica de los hechos.

El tema del Abencerraje es la lección de generosidad que ofrece. Los dos temas secundarios son el amor y lo heroico. Es cierto que los hechos de amores y de armas sustentan la acción, el mensaje que se desprende, como tema dominante, es la lección de generosidad. El tema heroico está relacionado con los caballeros, que introduce motivos militares, aspectos de la vida de la frontera. El tema amoroso introduce motivos que presentan el amor y que explican sus efectos. La función de cada uno de los temas es distinta. Sirve el primero para iluminar el heroísmo y para suministrar patrones de conducta; el segundo, para definir el amor de acuerdo con las ideas de la época.

Mixed Marriages Are a Communist Plot Which will Destroy the Foundation of our Society



Washington, April 1965. In a patriotic and brave endeavor, thousands of real Americans have marched across the city to protest against the new policies that the liberals are trying to enforce against us. Their sole aim is to create awareness about the perils that America might endure, if these new bill pass.


This is not a joke America. America has never believed in “mixing the races”. These Negros are surely plotting with the commies to destroy the foundation of this society; the family. First, we all know the consequences that a mixed marriage will cause to the children: “There will a problem with both groups accepting a child from such a marriage” and “those children will suffer and we won't help put them through it”.

If this bill passes, watch out America because this won’t end here. Then they will be the queers and the commies who will ask for equal rights. Then the family will be about everything but a household in which the father commands and the wife and children obey. Say goodbye to your family, say goodbye to America.


[Sadly, I couldn’t get the source of the real context of the image, but I have use in this invented report to make a point]

A few weeks ago, we did a practical exercise in class which consisted in writing several headlines about each historical period in the USA. I think it was a very useful exercise, for it allows us to have a condensed but practical summary of the all main events that happened in the USA since the beginning of the time. Moreover, I think the use of headlines was a really neat way to bring the subjects. It is through headlines that we usually receive the information in our society in see headline about historical events help us to perceive in a better way the grade of subjectivity that each headline carried.

Since this practical exercise, I thought of expanding the headline and write a whole piece of news. News are often used as a political tool (probably the most powerful of all) to spread ideas of a certain political party. Even though this story didn’t exit, it certainly could have been real. First, the picture is not a montage, so something similar of what I have report might have happened. Secondly, I have taken the highlighted sentences from real news about mixed marriage which has happened only a few weeks ago in the XXI century. I thought of making a highly hyperbolic text, which emphasis the spread of lies and misinformation. In this one the author (not me, the fictional journalist who wrote that) stresses a very common policy that has been use in the USA: The spread of fear. The main goal of this headline is to scare the readers and make them believes certain ideas that cannot be proved.

¡A los peloteros!



Mientras leíamos esta entrada con Desdemona, del blog de mi primo Sebastián, tuvimos la siguiente conversación:

(Desdemona es un nombre que me he inventado, ya que la persona con quién he tenido esta conversación no me ha dejado utilizar su nombre por motivos personales)

Desdemona: ¿Por qué tenemos que aguantarle a él sus estupideces si él no es capaz de aguantar las de los demás? ¿Acaso es dueño de la verdad absoluta?

Yo: Bueno, al menos es divertido. Voy a dejarle un comentario en su blog.

Desdemona: Pero critícalo y dile que no sea tan tonto. No vayas a decirle lo bien que escribe y que es una pobre alma incomprendida.

Yo: ¿Por qué iba a decirle yo algo así?

Desdemona: Porque te gusta hacer la pelota.

Yo: ¿Yo?

Sí, lo soy. ¿A quién voy a engañar? Por eso es que nunca escribo en contra de nadie ni nada. No me mojo la camiseta, quiero estar en buena con Dios y con el diablo. Siempre que puedo evitar conflictos con la gente lo hago, incluso cuando signifique darle la razón a otra persona que no pienso que la tenga. ¿Para qué me voy a complicar más la vida?, si ya es complicada con los problemas que tengo por el mero hecho de existir.

Me doy cuenta que estoy, incluso ahora mismo, haciendo la pelota. Me estoy haciendo la pelota a mí mismo, ya que estoy realzando mi capacidad de autocrítica y mi humildad. También se la hago al Seba, quien sí es capaz de manifestar su disgusto y aborrecimiento por prácticamente todo lo que se mueve bajo el sol. No es algo de lo que este necesariamente orgulloso, pero tampoco es algo que me importe admitir. Sí no sé reconocer mis propios fallos, estoy negando lo más intrínsecamente humano en mí.

El sistema oral formulario en Cantar de Mio Cid

El sistema oral formulario viene determinado por la transmisión oral de los cantares de gesta. El poema está escrito pensando en un público que asistía a la representación del juglar y ello determina una serie de rasgos que vienen a ser fórmulas orales o clixés lingüísticos que terminan por convertirse en tópicos del género e incluso en auxiliares nemotécnicos para el juglar que facilitan la memorización e improvisación de este. En su interpretación, el juglar podía subrayar con determinados gestos, especialmente con los de la cara, diversos aspectos de la narración. Sin embargo, la capacidad teatral que le ha supuesto es exagerada, pues, a juzgar por las tradiciones vivas de recitado épico, éste suele ser bastante hierático. Además, el juglar se acompañaba, al menos en los interludios, de un instrumento musical, lo que limitaba en gran medida su capacidad de dramatización.

Muchos rasgos idiomáticos no han sido creados por el autor, el cual se ha limitado a repetir formas, por tanto, características del estilo épico; algunas procedentes de la épica francesa como la forma de llorar de los ojos. En cambio, fórmulas épicas que podrían pertenecer a la tradición épica castellana son, por ejemplo, los epítetos épicos. Es un tipo especial de fórmula que se aplica a un personaje, especialmente al protagonista. Se trata de un sustantivo, adjetivo u oración de relativo que acompaña al nombre de un personaje (en aposición si es sustantivo, calificación en los otros dos) o bien que lo constituye. Así, don Rodrigo es llamado, “mio Cid el Campeador”, el “Campeador contado”, “la barba vellida” pero especial importancia posee el “epíteto astrológico”, que se refiere al favorable influjo estelar bajo el que el Cid nació o bajo el que fue armado caballero. Las formas básicas son “el que en buen ora nasco” y “el que buen ora cinxo espada” con distintas variedades. Se aplican igualmente epítetos a la esposa del héroe, de modo que doña Jimena es “mugier ondrada” mientras que Martín Antolínez es “el burgalés de pro” o, por su parte, Minaya Álvar Fáñez es “mio diestro braço”, “el bueno de Minaya”, etc. Además de estos y otros caballeros recibe epítetos el monarca, designado como “el buen rey don Alfonso” o “rey ondrado” o...


La misión de estas fórmulas es facilitar al autor la composición, sobre todo para satisfacer la rima; ayudar al juglar en la memorización del texto y, en fin, satisfacer el gusto del auditorio por ver tratados ciertos asuntos de determinada manera. Pero no termina aquí. También las ciudades reciben en nuestra obra epítetos, por ejemplo, Valencia es “la clara” o “la mayor”, también elementos en estrecha relación con el héroe como Bavieca, su caballo, que es “el caballo que bien anda” o “el corredor” y también se refieren los epítetos a las espadas Tizona y Colada designadas como las “espadas tajadoras” de modo que el procedimiento no se reduce a personas humanas exclusivamente.

Un rasgo muy nítido del estilo del Cantar es su tendencia a repetir determinadas expresiones, sobre todo las que ocupan un hemistiquio entero y satisfacen el asonante. Se trata de un recurso característico de la poesía épica: el uso de fórmulas y locuciones formulares. Propiamente, una fórmula es un grupo de palabras que, a modo de frases hechas, aparecen dos o más veces llenando todo el hemistiquio y, si se hallan en el segundo, proporcionan la palabra en rima. Por su parte, la locución formular es una variante de la fórmula, pero no ofrece una coincidencia verbal completa. En ambos casos, se trata de expresiones equivalentes e intercambiables. El ejemplo siguiente se trataría de una locución adverbial en tanto que el segundo hemistiquio no es idéntico en ambos casos (hay una inversión de V + CD a CD + V), por tanto, locución formularia:
El astil á quebrado ‖ E metió mano al espada
Martín Antolínez ‖ mano metió al espada

Normalmente, estas fórmulas o locuciones formulares, como también sucede con el epíteto épico, nos las encontramos asociadas a un tema concreto como, por ejemplo, la descripción de una batalla o un parlamento en estilo directo y van a ser, en ocasiones, usadas por los juglares para despertar la atención del público. Unas fórmulas que no vienen a ser sino la función conativa o fática del lenguaje, como por ejemplo, “odredes lo que dix”, “veriédes”, etc. Frases hechas que sirven de introducción fija a episodios variados.

En la entrada de la Casa Usher

No sé como llegué hasta allí, pero aquella noche no pude evitar sentir una insoportable tristeza invadiendo mi ser al contemplar por primera vez la casa de los Usher. Era un cuadro tan abrumador que me imposibilitaba entender la causa concreta de mi congoja. Era un edificio estancado en el tiempo, con paredes agrietadas y enmohecidas, puertas y ventanas putrefactas y gárgolas que me hacían sentir una mezcolanza de pánico, nerviosismo y escalofríos. Parecía una casa del terror si no fuera porque el miedo era tangible y perturbador, lo que me amargaba cada instante en el que pensaba aventurarme entre esos muros. Intentaba recordar las causas por las que estaba en ese lugar mas no recordaba razón alguna, aunque toda esta escena, no hacía más que traerme una confusa impresión de déjà vu.

Al cruzar el pórtico gótico de la entrada principal, toda esta zozobra fue aun más intensa. Los misteriosos jardines que rodeaban la casa parecían un cementerio sin tumbas, cuervos que por doquier que me lanzaban una escalofriante mirada oprimían aún más mi espíritu. A medida que me acercaba, imágenes confusas y distorsionadas pasaban por mi cabeza; Madeleine – ella es una de las moradoras de este lugar. ¿De dónde la conozco? Su recuerdo era el de una dama fantasmagórica que cruzaba por mi mente y desaparecía. Estaba enferma, o muerta o algo entre medio. Vino a mi imaginación una tumba en la que ella estaba viva. En eso escuché un ruido en los arbustos que casi me mata, pero resultó no ser más que unas ratas. Estaba a punto de llegar cuando recordé a Roderick Usher. El dueño de esta demacrada morada, si bien no estaba muerto, lo veía muy enfermo y débil, con un cuerpo corrupto y una mente perturbada tocando el borde de la demencia. A pesar de esto, no lograba encajar todas las piezas, ni entendía las misteriosas razones que me habían llevado hasta allí. Esto me perturbaba aún más ya que era más inquietante pensar en lo que me podría a encontrar en ese tenebroso lugar.

Estaba solo a unos metros de la puerta principal cuando recorde que un señor sin nombre también era parte de esta historia. Mientras intentaba recordar, súbitamente, desde el interior escuché el grito más aterrador que he escuchado en mi vida. Semejante chillido me produjo un pánico que me paralizó completamente. Sin curarme de aquel espanto, vi que aquella persona la cual no podía recordar salía despavorido por la puerta principal, mientras que un enorme temblor sacudía toda la tierra. Salía tan horrorizado el pobre hombre que no notó mi presencia, y como yo aún no salía de mi espanto nos tropezamos y caímos. Rápidamente me cogió del brazo y ambos huimos despavoridos mientras él me hacía ver una grieta en el techo (la cual no me había percatado antes) se iba ensanchando. De pronto pasó un furioso soplo de torbellino, y ante nuestros ojos se desplomaron los pesados muros y tejados, y hubo un largo estruendo que ocasionó el desplome de la Casa Usher.

Mientras corríamos despavoridos, yo le preguntaba qué significaba todo esto, qué podría haber pasado en esta casa para que se hubieran desencadenado todos estos perturbadores acontecimientos. Entre el ruido que aún producían los escombros, alcancé a escuchar que Madeleine había sido enterrada viva, pero que ahora ella y Roderick estaban muertos. El resto no podía escucharlo bien, pero oí algo acerca de gemelos, endogamia, locura, sangre, muerte, desesperación, para luego escuchar solo un murmullo ininteligible que poco a poco se iba desvaneciendo, ya que me había despertado pero aún estaba en esos segundos en los que aún piensas que los sueños son reales. Abrí los ojos súbitamente y mi corazón seguía latiendo con mucha prisa como suele ocurrir con las pesadillas.

Me di cuenta que me había quedado dormido en mi escritorio.En mi portátil había un documento en blanco con el título; "Comentario de La caída de la casa de Usher" y ese mismo cuento de Poe estaba a mi derecha. ¿Y ahora qué? Perdí la oportunidad de saber si Madeleine mató a Roderick o si murieron con la caída de la casa. Sin embargo, lo que más me decepciona es que jamás sabré por qué la casa cayó en ese preciso instante – no tiene sentido, sólo le da más emoción al final del cuento.

Cárcel de Amor

DE SAN PEDRO, Diego: Cárcel de amor; edición de Enrique Moreno Báez, Madrid, Cátedra, 1974.

La novela sentimental es un género que surge al final del siglo XV. Este género se encargó de adaptar la narrativa medieval a los nuevos gustos de la clase burgesa y en especial el público femenino. Aunque algunos de los elementos externos proceden de los libros de caballerías, como la caracterización de los protagonistas y algunos episodios concretos como el de Beltenebros del Amadís de Gaula, sus fuentes principales vienen del amor cortés provenzal y derelatos italianos como La elegia di Madonna Fiamemeta de Bocacio o españolas como El siervo libre de amor de Juan Rodríguez de Padrón. Debajo de las finuras del estilizado amor cortés se esconden violentas pulsiones sexuales, que cuando se ven frustradas provocan conflictos tales que conducen a los héroes a vivir como fieras en terrenos desérticos.

Cárcel de Amor fue un libro de moda de su tiempo, la novela sentimental mejor trabada y acabada. Fue de lectura obligada en los palacios y casas de nobles los que ya no se interesaban por los ideales guerreros medievales. Fue traducido a varios idiomas y tuvo más de 25 ediciones en castellano y unas 20 en lenguas extranjeras. De su autor, Diego de San Pedro, se sabe muy poca cosa. En 1459 estudió derecho y fue el apoderado del Maestre de Calatrava. Vivió en medios cortesanos y según se deducen de sus dedicatorias es de ascendencia judía. Era un prosista hábil que interesaba a los lectores a quienes se dirigía. Su tono sentimental y el predominio del amor en sus obras, explica bien que sus novelas fueran lectura predilecta de las damas cuyos sentimientos siempre procuraba halagar.

Está escrita en forma epistolar. La novela describe los tormentos amorosos de Leriano por su enamorada Laureola. El autor hace de intermediario entre los amantes, logra interesar a la dama y favorecer un intercambio de cartas donde se analiza la pasión amorosa. Después de complicados accidentes, Laureola se niega a ver a Leriano ofendida por el peligro en que él ha puesto su reputación y su vida con sus requerimientos amorosos. Leriano se deja morir de hambre, después de beber en una copa las cartas de su amada.

Estructuralmente es una obra sencilla: hay cuatro partes: la presentación alegórica que es la que más puede causar confusión al lector actual, el viaje a la corte, las intrigas cortesanas y finalmente la muerte y desesperación. Los protagonistas de la Cárcel de amor pertenecen a diferentes clases sociales. Existe una fuerte intervención del autor-narrador. Tiene que ver con el autobiografismo. El autobiografismo tiene otro sentido: el autor como voz. Le sirve y lo elige. Hay una dialéctica entre lo alegórico y lo autobiográfico. El autor es un personaje implicado en la trama, activo, y que tiene una característica interesante: es un intermediario, no sólo entre personajes sino con el lector y el texto. Es un guía de lectura que intenta explicar entre enseñanza o ficción que se explica dentro de sí mismas, deben ser unidas.

Lo que hace rica la obra es la combinación de tipos de discurso: las cartas y parlamentos. También la alegoría, tal como está expuesta, no es más que la plasmación de un ejercicio de alegoría. El estilo es latinizante, sentencioso con abundancia de sustantivos abstractos, construcciones a base de paralelismos o similicadencias. También llama la atención la numerología puesto que hay números que se repiten constantemente. Esta novela fue un auténtico "best-seller" e influyó en otras obras francesas, italianas e inglesas.

"Oh, What a Night" Health Care Reform

Those were the words of Nancy Pelosi last weekend in the House of Representatives. After months of debate, the House passed historic health care reform legislation late on Saturday evening. Many people outside the USA might not understand why this is such a big issue in the U.S. This nation is the only rich democracy in the world which does not have some form of universal coverage. In many ways this is a huge breakthrough. The Associated Press reported that evening:

“In a victory for President Barack Obama, the Democratic-controlled House narrowly passed landmark health care legislation Saturday night to expand coverage to tens of millions who lack it and place tough new restrictions on the insurance industry. Republican opposition was nearly unanimous.”

As it can be expected, reactions of all kinds have emerged after this historical landmark. Here I would like to make a quick review of the different reactions that the American media has produced. On the one hand, the right-wing media’s opposed to the bill as expected. Judge Andrew Napolitano, a Fox News Channel's senior judicial analyst, wrote an article the day before which had the title: Kiss Your Freedoms Goodbye If Health Care Passes. The article was of course charged with a strong right-wing agenda which opposed to the bill. The arguments against the bill are rather vague, he says, “It [Congress] doesn't care about the Constitution, it doesn't care about your inalienable rights”. He constantly talks about the loss of freedom, and he used a rhetoric which aims to spark the flame of fear: “It will raise your taxes, steal your freedom, invade your privacy, and ration your health care”. But the statement that struck me the most was the following:


“America, this is not an academic issue. If this health care bill becomes law, life as you have known it, freedom as you have exercised it, privacy as you have enjoyed it, will cease to be.”



It is shocking to see how a journalist from a “serious” cable news network can state such arguments lacking any kind of relevant data in order to back up his thesis. The problem is that these people who are upset about healthcare reform already have good coverage. If they get sick, they can go to the doctor. They are also good at defining the debate to make people think that money will be taken from the rich and given to the poor. This is another clear example of the culture of fear that is presented in the lives of so many Americans.

On the other hand, the left-wing media was mostly of great joy, although in some cases, it states that this reform is not enough. There is one article from the Huffington Post that called my attention, written by Stephen Gyllenhaal. He turned around these arguments about the constitution that we heard before from Judge Napolitano:

“Yes! We should celebrate the passing of this Health Care Bill in the House. Yes, this is the way democracy has worked from its start in this country with its Declaration of Independence for white men (not women, not slaves, etc.) - pretty much a mess at the start, a mess in the middle, a mess now, even as woman and African Americans have sorted out some of that earlier insanity via democracy.”

It is certainly peculiar the way in which nowadays the constitution and the declaration of Independence continue to be used in this kind of contexts. Nevertheless, not all the reactions from the left were 100% positive. Filmmaker Michael Moore complains that the bill fails in key issues such as woman’s right to choose or controlling cost. Regardless whether this bill might be watered down or not, I think it can become a big landmark in the history of the United States. If president Obama can actually achieve real reform of the U.S. healthcare system, he deserves a lot more than a trophy in Sweden.

La Pija

Esta historia me la contaron un frío lunes por la mañana, cuando tomaba un café en el Antro con unos amigos. El Antro es una especie de santuario para los fumadores en la UIB, un pequeño espacio abierto donde algunos míseros rayos del sol apenas se asoman por el mediodía, y aunque no fume, este año he conocido muchos que sí, por lo que he tenido la oportunidad de sumergirme en este submundo de bohemios y tabaco. Charlaba con Catibel, Yoli e Inoa, cuando llega Patri. Estaba nerviosa, se acercaba con esa forma de pingüino tan graciosa que tiene de caminar y nos cuenta ligeramente enfadada: – ¿Sabéis que este finde le salve la vida a la Pija y no me dio ni las gracias?

Los hechos ocurrieron un sábado por la noche en algún pub o club alrededor del Paseo Marítimo. No recuerdo el nombre, no estoy seguro si es porque ella lo omitió o porque yo estaba pensando en otra cosa en ese momento. El caso es que Patri estaba de juerga, pasando un buen rato con todas sus amigas del barrio: Lapili, Lalola, Lajuani y Latere. Todas estaban felices pasando un buen rato, orgullosas lucían sus tops ajustados y fofis, tatuajes, piercings y faldas extra cortas. Jugaban a una partida de futbolín, sin hacerles daño a nadie, cuando ella aparece de las sombras. La Pija, rodeada de su séquito de lacayas, vestía Tous y Prada. No se aguantan en la semana y las tiene que ver aquí. Patri las ve cada día en clase y aunque alguna vez fueron amigas, diferencias irreconciliables las fueron separando con el tiempo.

Patricia decide ignorarlas, pero La Pija no va a dejarse ser ignorada. Por lo que va y se coloca a un lado del futbolín imposibilitando el juego. Lajuani, que es una chica con mucha paciencia y buenos modales, le pide amablemente que se mueva.

–Pues no me da la gana moverme. Estoy en un país libre. –fue la fría respuesta de la Pija.

Aquí debo asumir que la Pija no tenía conocimientos de ciertos aspectos semántico-sociales que nos hacen inferir que si el nombre de una persona lleva antepuesto un artículo determinado es para advertirnos de los contratiempos que nos supondría interponernos en su camino. Y aunque como he dicho antes, Lajuani se caracteriza por su templanza y buenas costumbres, no iba a aceptar que sus demandas no fuesen satisfechas.

– ¡Yo la mato! ¡Qué la mato a esta zorra! – fueron las amenazas que Lajuani gritaba mientras se aproximaba a la Pija para atentar contra su integridad física.

Como era de esperar, el resto del barrio se unió a Lajuani pidiendo la sangre de la Pija al unísono, mientras esta seguía sin moverse de donde estaba. Patri para evitar un innecesario derramamiento de sangre, intervino a favor de la pija. Al final logró que se moviera, mientras calmaba a su tribu. No hubo ningún tipo de agradecimiento por parte de la pija, lo que enfadó a Patri y juró nunca más defenderla cuando Lapili, Lalola, Lajessi, Lajuani y Latere pidieran a gritos por su vida.

Aboriginal People and Canada’s Conscience by Russel Lawrence Barsh (a summary)

As any other nation that has been created in the last couple of centuries, Canadians have always struggled to find common roots and identity. And also as any other nation of the new world, this search for identity has never taken into account the Aboriginal people. There has always been a gap between Canadians and the Native Canadians, even to the point that it seems as though Canadian’s society has receive the Aboriginals to this land and not the way around. Nevertheless, it is impossible to understand this country expect as a product of immigrants’ encounter with aboriginal people.

Today’s Canada is not as different as any other free nation. They have independence, symbols that represent them as a nation, a flag and a sense of unity and togetherness which does not collide with multiculturalism and bilingualism. Yet there is always this perception that real Canadians are only WASPs which paradoxically fails to distinguish them from Britons or Americans. Yet Canadians have tried to identify themselves as tolerant, abstained themselves from slavery, imperialism or racism. At the same time, they have created a new “black (or white) legend”, labeling their southern neighbors with all these vices.

However, Canadian history has turned out to be not so different from American history and there is ambivalence toward the treatment of minorities. On the one hand, Canadian history has been about multiculturalism, bilingualism, aboriginal handicraft symbols; Indian and Inuit art occupy most of Canada’s public spaces. On the other hand, its history has been about intolerance and segregation just as bad as their neighbors in the south. This ambivalence can be exemplified in the use of Aboriginal culture as a way to attract tourism.

Canadian conscience gives rise to both love and hate for Aboriginal peoples. They are part of Canadian idiosyncrasy yet many white Canadians consider that Aboriginal people will be better off assimilating their values and lifestyle.

Christopher Bigsby, What, then, is the American? (A summary)

It is hard to perceive the line that separates reality with myth. Nostalgia can be about something that will never have happened such as the birth of the Captain of the Star Ship Enterprise. This is the problem defining what America is. It is such a recent nation that there are still many aspects that need to be inscribed. Especially from the inside, it is so difficult to define what is to be an American, and it has been this way since the foundation of the country. It is a debate that is constantly present in the American consciousness and it was there a morning of September at the turn of this century.

Certainly after the 9-11 Terrorist Attacks, an awfully present sense of déjà vu stirred in everyone’s who was watching that live event on television. These events existed in the popular mindsets with Hollywood hits such as Armageddon and Independence Day. The parallelism with this other reality present in their psyche was too vivid as if history was repeating itself and ending at the same time. This had made many Americans to prompt the same questions: who we are? Why is everyone trying to kill us?

If we look back the history of this country many American can spot how the nation has become what it is. Almost every analyst foretold what the United States was going to become, as they knew which the values that they ought to follow were. Nevertheless, that was not an exercise of identity so the question still open.

Just as there has been a great difficulty to define USA’s identity from the inside, it has always been entirely definable (and sometimes threatening) from the outside. The United States is a country built on contradictions. It has been imperial, yet promoting individual freedom since the beginning. It is a secular and a religious state, puritans in love with pornography. They celebrate marriage while one marriage of two ends up in divorce. They promote individuality, yet they always join clubs and cults. They advocate for self-improvement, yet there is a huge gap between the rich and the poor. All these ambivalence has been observed since the dawn of this nation. Just as Doctor Faustus, it is ready to lead us to the future even if it means to lose its soul on the way.

Jackson

[New York, year 2027. Andrés and Gabriel hang out in the coffee house] 

Andrés: Certainly I love NYC at this time of the year: the lights, the colors, the snow; it’s just gorgeous, don’t you think?

Gabriel: Sure… I suppose…

Andrés: Man, what’s wrong with you? Why do you look so down? Cheer up!

Gabriel: What are you talking about? I’m fine… life is good, I have a beautiful wife, lovely children and business cannot be better.

Andrés: This is about your son, isn’t it?

Gabriel: For what I recall I have no son, only three beautiful daughters.

Andrés: Honestly, I think you have to let that go; so Jackson wants to dance ballet instead of going to college, I don’t see what the big deal is.

Gabriel: What the big deal is? All my life, I’ve been working so hard, building this landscape company with my own hand so my son will take over eventually, and now he wants to wear tights and dance like a sissy, and you still don’t know what the big deal is? Man! My life, my efforts all will be thrown away and lost. Do you have any idea what it means? Do you?

Andrés: Sorry bro, I guess things didn’t work out the way you wanted…

Gabriel: He has brought shame to me and our family.

Andrés: Shame to you? Get a grip please! And besides, how come you didn’t see that coming? I mean, he was always jumping and twirling around the house.

Gabriel: I thought he was gay or something, I would have perfectly understood that, but this… I don’t get it! We worked together for several years, side by side, we always got along great, and all of the sudden he dropped that bombshell. What did I do wrong? Please tell me! I need to know!

Andrés: Maybe that’s his raison d’être. 

Gabe: Je ne sais pas. But why if you perceived it before, why didn’t you tell me?

Andrés: I thought you knew as well.

Gabriel: I don’t care anymore. And I hope he gets ready to face up with reality for he’s not going to get a dime from me.

Andrés: In that case, he will hate you.

Gabriel: Well, so be it.

Andrés: C’mon, you don’t mean that. You should give him a break. It’s not the end of the world if your son doesn’t take over your company.

Gabriel: This is not about business. This is about my legacy – my legacy! How would you feel if you knew that all your hard-work will be gone some day?

Andrés: As a matter of fact, your business is bound to disappear eventually, just as everything else that exists in this universe.

Gabriel: don’t try to talk me into forgiving my son, I know your evil mind games.

Andrés: I don’t have to talk you into anything. And don’t worry I won’t confuse you with semantics. Because I know that you know that deep down, you care more about your son than your business, I know that everything you have said you said it because you are mad, but sooner or later you will accept the career that your son have chosen, no matter what, won’t you?

Gabriel: (stares at Andrés with anger) Damn you are right! Stupid sons, thinking on their own!

Andrés: And perhaps Rachel, your eldest daughter, might want to run your business.

Gabriel: Yeah right… a businesswoman, don’t make me laugh.