Lo que viene...


Me voy a Londres porque me gustan las ciudades grandes, el ruido que producen, las luces de neón, el ajetreo, la prisa y el movimiento agresivo, los millones deambulando por las calles, el aire cosmopolita que emana desde sus calles.

¡Quiero Salir!... escapar de la monotonía de haber estado prácticamente enclaustrado por un año. Siento que comienzo a encogerme, mi vida comienza a ser vainilla, me siento asfixiado en un ir y venir incesante, pierdo la perspectiva, doy importancia a cosas sin sentido.

Voy porque quiero ir a la abadía de Westminster y visitar las tumbas de Pope, Chaucer, Kipling, Dickens, Isabel I y muchos otros.

Me gusta el hecho de que en Londres hayan pasado tantos eventos que cambiaron el destino del mundo, para bien y para mal. Buenas y malas decisiones fueron hechas en este lugar, santos y tiranos nacieron en sus hospitales. No hay barrio, ni plaza, ni monumento, ni esquina en la que no haya nada que aprender o descubrir.

Me gusta Londres.