No Future

Probablemente pensarás que el inglés tiene un tiempo futuro. Desde primaria la maestra nos enseñaba que el inglés tiene el tiempo pasado, presente, futuro, etcétera. En realidad no tiene.¿No me crees? Geoff Pullum nos explica en su blog que, "en lugar de tiempo futuro, el inglés hace uso de una pila de verbos (auxiliares y no auxiliares, modales y no modales) como be, come, go; may, shall, and will, algunos adjetivos como about, bound, and certain, y algunas otras combinaciones idiomaticas". Además nos muestra un cuadro con los usos de "will " que van desde volición, inclinación, habituación, tendencia, deducción, y predicción, suficientes para convencer a cualquiera que "will" no es necesariamente la marca de tiempo futuro.

Cuando los calzoncillos se transforman en pantalones (Diferencias entre inglés británico y norteamericano)

Aquí dejo un listado con algunas palabras que tienen significado distinto, dependiendo de en que lado del charco es hablado.

Word UK
USA
Asian persona de origen indio, paquistaní, o bengalí
persona de origen japonés, vietnamita, coreano o filipino
ass un burro
culo
bathroom cuarto de baño
servicio
bill factura, cuenta
billete
buns un tipo de pasel
culo
bum culo
parado, vagabundo
Caucasian caucasiano (que viene de Georgía, Armenia, Azerbaijan) persona blanca
chips patatas fritas
patatas fritas (Lays, Pringles)
fag cigarrohomosexual
football fútbolfútbol americano
hamper canasta de picnic
canasta de la colada
homely acogedorfeo
Indian persona de la india
indígena americano
knickers bragaspantalones que terminan en la rodilla
mad loco
enojado
mean mezquino
malo
momentarily momentáneamente
pronto
pants calzoncillos
pantalones
pissed borracho
enojado
presently pronto
ahora
public school Escuela privada
Escuela pública
queen reina
homosexual
rubber goma
condón
smart eleganteinteligente
tea bebida servida caliente y con leche
bebida servida fría y con limón
thong sandalia braga
tramp sin trabajo, vagabundo
prostituta
wash up lavar los platos
lavarse las manos

Más vale barba en mano que cien volando


Este es uno de los sonido más difíciles de pronunciar para los que hablamos español. El sonido vocálico /3:/(1) se utiliza en palabras tan comunes como shirt, were, heard, word, her o hurt.En un principio no tenemos problemas hasta que tenemos que con problemas para pronunciar este sonido con estas palabras, pero he observado que mucha gente tiene problemas al combinamos con una consonante labial. Así que cuando decimos pájaro en lugar de pronunciar /b3:d/ como debería ser, a menudo nos suele salir algo así como *berd, lo que en inglés es mucho más cercano a /bi ..d/ (barba).

El inglés tiene muchos más sonidos que el español. Para empezar, nuestro humilde idioma natal solo tiene cinco sonidos vocálicos, mientras que el inglés posee doce, contando las vocales largas las cortas y veinte si incluimos los diptongos. Son quince nuevas formas que nuestras bocas, labios y lenguas han de acostumbrarse a posicionarse.

Para aprender a utilizar este sonido hay que tener los labios la boca y la mandíbula en una posición relajada e intertar sacar el sonido de una "e" pero desde la parte posterior de la lengua. Pero lo mejor es escuchar como se pronuncia en americano o británico, ya que hay una pequeña diferencia de pronunciación: el inglés británico no suele pronunciar el sonido /r/ cuando va después de /3:/.

Este es uno de los sonidos que mayor dificultad presenta a casi todos los extranjeros a la hora de aprender el inglés, especialmente si lo estas aprendiendo de adulto. Hay que tener mucho cuidado cuando las palabras tengan este sonido y seguir practicando.

Fracaso es una palabra de tres sílabas

Nunca podré evitar que algo salga mal -lo sé – hay veces en la vida que uno sé tiene que caer y volver a levantarse muchas veces como cuando se aprende a andar en bicicleta. Aún así, se me da muy mal sobrellevar un fiasco, aunque sea uno pequeño. Cuando algo me va mal, pierdo motivación para todas las otras cosas que están pasado a mi alrededor. No quiero hacer nada, no quiero ver a nadie, y mi cabeza no hace más que dar vueltas en lo que pudo haber salido mal. Encima que soy una persona que me cuesta tener dos cosas en la cabeza y detesto comenzar algo sin haber terminado otra cosa- pero hay momentos en la vida que no te queda otra opción. Tengo muy claro que todo se puede arreglar, y siempre habrá segundas, terceras y cuartas oportunidades en esta vida. Aún así detesto una derrota. No me refiero a las derrotas que sufro cuando juego al FIFA con mi amigo David (qué le voy a hacer, él es más bueno que yo) pero las derrotas en algo que yo sé que soy bueno, en algo que sé que tengo las capacidades o el talento de llevar a cabo con éxito. Siento como si a mi alma le hubieran dado una patada en la entrepierna. A todos nos toca alguna vez probar ese trago amargo de la derrota. Ya sea cuando tu equipo queda eliminado, o cuando no quedas aceptado en la universidad que querías. En estos momentos, para ser franco, me dan ganas de poner la cabeza bajo tierra. Me dan ganas de ir a mi querida tele, ese opio del mundo moderno, y atontarme con sus incesantes luces y ruidos, reírme de lo absurdo con programas que cada día repiten la misma formula para así olvidarme que mi vida está como está y no pensar por lo menos por un rato lo duro y traicionero que puede ser esta existencia.

Confieso que es lo que suelo hacer cuando las cosas salen mal. Es una pena, siempre que las cosas van mal intento esconderme. Me gustaría a veces poder viajar por el tiempo y cambiar las situaciones para que todo salga bien. Ese es un primer pensamiento, uno muy atractivo en realidad. Evitar el dolor es uno de los mercados más rentables de esta era. Desde los antidepresivos hasta los libros de autoayuda, pasando por las drogas, el alcohol, los videojuegos, los realities, las terapias de grupo y la prensa sensacionalista todos son meros substitutos que no hacen nada más que atontarnos y hacernos esclavos de estos mismo que estamos usarnos para ser libres de la dura realidad. Recuerdo en la película Fight Club cuando Brad Pitt le echaba un químico corrosivo en la mano a Edward Norton y lo retaba a suportar semejante dolor. Edward para apaciguar el sufrimiento, intentaba utilizar esas técnicas que había aprendido en las terapias que hacían que su mente se fuera a otro lugar, mientras Brad Pitt le decía, “no, no te enfrentes al dolor como lo hacen los muertos, quédate aquí, este es el mejor momento de tu vida y te lo estas perdiendo”. Al final Brad Pitt le decía que solo cuando lo perdemos todo es que somos libres para hacer lo que queramos.

Así que esta vez lo voy a aceptar. Este es mi derrota, este es mi dolor. No lo voy a intentar apartar de mí. Es lo que tengo, y sé que al final aprender a lidiar con esto con todo el mal rato que pueda implicar es lo único que me hará crecer, madurar, ver la vida desde nuevas perspectivas y aprender a enfrentarte a las cosas como un guerrero y no como un niñito miedica. Una cosa que uno no puede evitar en esta vida es fracasar. No conozco a mucha gente que haya conseguido las cosas a la primera. Edison aprendió creo que fueron mil formas de cómo no hacer una bombilla antes que aprender a hacer una. Sé que esta vez no ha sido la primera vez que las cosas han salido mal y no será la última. El universo esta hecho de esa forma, la posibilidad que las cosas salgan mal siempre estará allí. Siempre estará en mi vida. Aprender a lidiar con esto es lo que me convertirá en un ser humano de verdad lleno de coraje, pasión, valentía y esperanza. Así vale la pena vivir.