¡Ya es 2007! y aún no hay automóviles voladores, que decepción se debe estar llevando mi abuelo.

Palabras de G. Bush: "No hay duda que 2006 fue un pésimo año para Irak".No podría estar más de acuerdo con él. Aunque las cosas no solamente fueron difíciles para los iraquíes el año pasado. Misiles también fueron protagonistas entre Israel y Líbano. Una guerra se alargo en Sudán. Un pequeño dictador en Corea del Norte consiguió bombas, y al presidente de Irán también le atraía lo nuclear. Mientras tanto nadie se hizo cargo del calentamiento global, ETA no dejo las armas y Sony no hizo suficientes PlayStations3.


Como cada víspera de año nuevo, tenia muchas ganas que este año se fuera de una vez por todas, con la esperanza que 2007 nos traiga más alegrías. Sé que es un poco ingenuo pensar así y que estos 365 que tenemos por delante tienen toda la pinta de ir aún peor. Los años pasan, las guerras se multiplican, la pobreza aumenta, pero cada año nuevo siempre existe esa esperanza incluso en los más pesimistas que algo va a cambiar. Unos se proponen dejar de fumar, apuntarse al gimnasio, aprender inglés o hacer dieta. Me pregunto que se propondrán los que tienen el poder, el dinero y las bombas; yo este año me propongo no declararle la guerra a ningún país; este año no violare ningún derecho humano; este año me comprometo a pagar salarios dignos a mis empleados.

Seguro que incluso el tío Osama tiene las mejores intenciones para este año. Personalmente, para este año me he propuesto ser más perseverante. De esta forma en los próximos años seré capaz de cumplir las otras promesas que me proponga. Os sugiero que hagáis lo mismo. Ya que la mayoría de vosotros en el futuro seréis los futuros empresarios, políticos, doctores y maestros. Es decir, los que van a tener el poder, dinero y las bombas. Y si no sois capaces ahora de dejar de fumar o hacer un poco más de ejercicio, en el futuro tampoco seréis capaces de hacer el bien cuando tengáis la posibilidad. Sé que ya pasaron unos días desde el primero de enero pero a todos vosotros os deseo un feliz año.

Mi inesperado viaje a Santa Cruz de Bolivia y sus fortunas y adversidades

Solo pensaba en volver a España y todas las cosas con las que iba a tener que ponerme al día mientras caminaba por los pasillos del aeropuerto con un aire un poco melancólico, un jueves por la noche, pensaba en los buenos momentos que he vivido estas últimas semanas y me preparaba para volver a la rutina. Hacia escala en el Aeropuerto de Santa Cruz de Bolivia durante unas cuantas horas en principio. Ya al llegar, constate que tendría dos horas de retraso lo que significaba un problema puesto que tenía un vuelo de conexión a Palma de Mallorca con otra aerolínea, dos horas después de mi llegada. Lo que no sabía era que esto era solo el comienzo.

Afortunadamente, he vuelto a España y eso es lo que importa. En resumen, estuve más de 30 horas en un aeropuerto en que se está permitido fumar, con una desorganización total, donde los auxiliares de tierra se comunican con los pasajeros haciendo el máximo uso de sus cuerdas vocales, en lugar de usar un altavoz como la gente y completamente incomunicado al mundo exterior ya que no había ni siquiera cajeros automáticos para poder sacar dinero y llamar a mis seres queridos. Por suerte no todo fue un caos, ya que como podéis ver en las fotos al menos por la noche nos enviaron a un hotel y tuve tiempo de hacer algo de turismo por Santa Cruz con un montón de gente que no conocía pero que nos unimos en el infortunio. También me compre una maleta muy guapa ya que los precios estaban tirados incluso en las marcas importantes. Aunque después del mediodía nos devolvieron al aeropuerto y estuvimos otra vez con el mismo baile. Después nos pusieron en un avioncito que no entendía como pretendían que volara el Atlántico sin aire acondicionado por más de tres horas.

Si cuento esto, no es para quejarme como niñita, pero para recordarme a mi y a todos que en una era como esta, en que todos tenemos en nuestras manos el poder de la información: si hubiera visitado en alguna pagina acerca de que opina la gente de Lloyd Aero Boliviano, me hubiera dado cuenta que iba a volar con una empresa que lleva más de cinco meses en una gran crisis económica y donde su mayor accionista esta prófugo de las autoridades por ladrón. Conclusión; lo primero que vuela en una aerolínea barata, son los billetes.