Nochebuena


Estas son algunas fotos de nochebuena. Navidad siempre ha sido y es mi época del año favorita, aunque, claro, no es lo mismo que aquella época pueril en que lo importante era lo material: sí, era un poco codicioso, si no había cena o árbol me daba igual mientras mis regalos estuvieran bien. Además que las navidades de mi infancia no eran solo navidades también eran verano- el sueño de cualquier niño que viva del ecuador para arriba.
Sé que muchos piensan que no es muy navideño el tener cena en manga corta, ademas de la poca probabilidad de ver a un primo “deslizarse muy deprisa sobre la nieve en un trineo de caballos” como canta el villancico, pero esta claro que a los niños eso les da igual (al decir niños me refiero a mí de pequeño pero seguro que todos estarán de acuerdo conmigo). No tengo forma de explicar toda la euforia que sentía en nochebuena cuando tenía diez años: no solo iba a recibir regalos sino que iba a tener todo un verano para disfrutarlos. Que tiempos aquellos - cuando las cosas materiales me hacían feliz. Hoy también, pero debo admitir que me he puesto menos superficial y me preocupo más por pasar un buen tiempo con la familia y ese tipo de frivolidades que el dinero no puede comprar. Menos mal que los niños no son tan exigentes como yo, sino muchos padres de clase media lo tendrían difícil, que encima con todo el trabajo que tienen encima tuvieran que dedicar tiempo de calidad a los hijos en lugar de cómodamente pasar la visa por una juguetería. Sé imaginan si los si los niños les pidieran tiempo en lugar de juguetes a sus padres, pobrecitos, si el tiempo apenas da para llegar a fin de mes. Eso no corresponde, mucho menos en navidad. (Uy no sé por qué estoy con este aire tan sarcástico últimamente, será el zumo concentrado Pascual que me tomo todas las mañanas)

Flashback II - England 2003-04


As I said in the previous post, there isn't a lot of stuff going on in life these days, so I decided to write a little bit about my previous adventures. A few years ago I went to England and lived there for almost a year. Back then, life was simpler and funnier, also scarier, with so much to figure out but at the same time with so much to look forward to. It all began the first of October 2003; I was 20 year old, full of energy and hopes, ready to my first adventure abroad, all by myself for the very first time. Even though I had not idea what it would be like, I was so exited and thrilled that I had no room for any kind of fear. All I knew was that it would be new and it would be different, and that was good enough for me. I remember after I took off in Gatwick my first task was to buy a ticket from that airport to Harpenden. I didn’t speak the language very well, so I was a little bit nervous in the queue, choosing carefully in my head the words that I would say. The first thing I realized in that moment was that England would not be cheap. It struck me that a single train ticket costed me 27 pounds. Later on, I would learn that everything in England was set in a way in which tourists pay more than locals. A few hours later I was in Harpenden and it was the beginning of one of the most important years of my life.
 
England; the land of tea and biscuits; serious people, cloudy weather and no parties after twelve; yes, stereotypes were right. Apart of the superficial aspects I had not much to tell about the British and the English people at that time. Shamefully, I didn’t spend that much time with them, mainly because I hanged out a lot with Brazilians, Koreans and Venezuelans from my language school. Afterwards, when I went to France, Switzerland and Germany, I got to know a lot of sons of the Great Britain, and now I got a better idea how great and wonderful they actually are - not to mention all the great British writers and philosophers that I have had the chance to study these days. But at that time, British seemed to me cold and serious, not very friendly with the alien, just as they have always been portrayed.



I attended a language school and that kept me busy for the most part, although I still got the chance to do a lot of cool things during my time off. I travelled across Britain, I got to know London, Oxford, Cambridge, Cardiff, Edinburgh, Glasgow and some other cities that I forgot how to spell them. I also went to Stonehenge; it was really cold that I was able to get a good picture of myself smiling. I also stayed a week in a Christian event working as a staff in the south east. It was pretty fun, there were a huge water park with pools, slides, a spa, a Jacuzzi and lots of games. I also stayed with a eldery couple in the south west for a week. It was really fun and I learnt that some seniors still think that the European Union is another trick of the Nazis for conquering the world.
 
One of my best friends from England at that time was Tim. He was a Latin American aficionado - he loved the culture and language and he ended up marrying a Brazilian girl. I remember that we had a lot in common; same age, freaks with computers, and a love for learning new languages. We got along pretty well and we had a great time. Sadly, fate separated us and now we live in different continents.He is a great guy I feel so sorry I couldn’t make it to his wedding. As many Englishmen he wanted me to love the British and hate the Americans. 

My other best friend there was my Brazilian roommate Michael. I remember we got along from the first day.  Now he is married with an English women and I think he’s very happy. Another friend I should mention is Elier, from Venezuela, a great guy, smart and charming - always ready to smile and make a good joke, and always passionate about life, mission and dancing. 

I should also mention some other people who might be mad if I don't; Lidia, an Argentinian girl always ready to serve; she used to move her hands when she was trying to explain something; Silvia, The Goodmother as we called her, Ana, la peruana, Karina and the funny and odd Korean chicks.


So many memories... I must say that it was a time that I learnt a lot about life. I learnt how to survive by myself  and I grew up very fast. I miss England, its Indian people, Chinatown, Saint Pancras, Leiscester Square, Picadilly Circus, Wesminster.

I forgot to mention that I ran into the Harry Potter movie premiere, I’m not really a big fun, but it always cool to stuble upon some celebrities. You can see the picture I took there.
 


Flashback I: Chile-los amigos

Últimamente no tengo muchas cosas con las que pueda llenar este blog, la desdichada rutina solo me deja con días y días que se repiten, viajes monótonos y pesados sin nada que valga la pena ser registrado. Así que no me queda más que escribir de mi pasado. En mi último viaje a Chile a principios de este año, le prometí a algunos amigos hacerlos famosos en mi blog y nunca lo hice así que aquí va, muy tarde y en forma de redención, estas lineas están dedicadas a ellos.
Primera noche del año 2007, después de los abrazos y el champagne con la familia me vinieron a buscar para ir a la fiesta que teníamos en la finca de Melissa. Era un pequeño vituperio con carne y copete que habíamos organizado hace unos días con mis amigos más cercanos, mis ex compañeros de curso que nos conocemos desde aquellos años en que el recreo se anunciaba con una campana. Habíamos decidido que en lugar de ir a una de esas macrofiestas como las de Nogales, hacer algo más piola entre los amigos más cercanos así que compramos buena carne, vino y cerveza.
La casa de la Melissa es una casa llena de historia
. Creo que a mediados de los noventa comenzamos a hacer fiestas allí, siempre con mucha distorsión, alcohol pero sobre todo buena onda. Fue una noche muy especial ya que me vinieron a la cabeza un motón de recuerdos de los más variados que prefiero no contar. La noche comenzó cuando Mario, su novia y yo llegamos. Mario es uno de mis mejores amigos, estoy convencido que su inteligencia y agudeza son de los mejores capitales que tiene el país. Se parece un poco a mí por lo tranquilo y por nuestra pasión por entablar una buena conversación. Entramos a la casa y estaba Melisa, su hermana y creo que la abuela. Nos dimos los abrazos correspondientes y bebimos unas copas mientras esperamos a los demás. En eso llegaron Carlos, Natalia y Barbara, cargados de confeti, sombreros de fiesta y de esas flores hawaianas que se cuelgan al cuello- que por cierto no recuerdo como se les llama- y la fiesta comenzó. Carlos es también de mis mejores amigos por esas tierras, que por cierto pensaba que lo conocía bien- inteligente, buen corazón, refinado y con clase- y esta vez descubro su nueva faceta de rey del baile. Natalia y Barbara son de las dos chicas que más quiero en Chile.Naty una chica llena de energía y alegría. A Baby, como llamamos a Barbara, lo que más me gusta es su dulzura, y el cariño que siempre ha sentido por nosotros. El que me dio mucha pena que no fuera fue Felipe que no tengo idea por que se quedo en Valparaíso. Tampoco puedo dejar de mencionar a Claudia, que siempre va a ver al novio en Barcelona y nunca pasa a verme, Mercado, que habla con las cucharas, Valeria que siempre tiene un buena oferta que no podremos rechazar, Cony, la hermana de Carlos y la nuera perfecta de mi madre, y otro que falto y que no sé por qué no lo vi al final Luis Alberto el negro.
Hubo fiesta, baile, copete y buena onda como suele haber en estas ocasiones, fui a acostarme a eso de las siete a una carpa que habíamos dejado por ahí cerca. Cuando desperté las fiesta seguía y no paro hasta las cuatro de la tarde cuando terminamos de comer el asado.
Eran los buenos tiempos vividos una vez más. Siempre me he preguntado como sería si nunca me hubiera ido de mi tierra natal. ¿Sería el mismo que soy ahora?¿Qué estaría haciendo? Hay muchas cosas a las que tuve que renunciar pero mis amigos y la familia fue lo más difícil. Siempre llevo a todos ellos dentro- y sé siempre que vuelva, no importa cuantos años pasen, no solo la familia, también los amigos estarán allí siempre. Y espero volver algún día, pero si lo hago será cuando me encuentre capaz de ser un aporte a todos ustedes, un ente decidido a ser de esa tierra un lugar aún mejor. Pa' que luego no me digan que no soy patriota.

Working Out

He comenzado a escribir esta entrada en mi cabeza en ese preciso instante que veis en la foto, mientras corría con David hacia el faro. Vale, no en ese preciso instante ya que estaba intentando sacarle una foto a él mientras corría. Hay que ver lo difícil que es fotografiar a alguien corriendo mientras uno esta corriendo a la vez. Siempre me esta preguntando si voy bien ya que suelo tener una respiración un poco ruidosa mientras corro. Hace unos días me di cuenta lo dejado que he estado así que me puse buscar algunos trucos en foros y páginas para mejorar mi resistencia y hacerlo más entretenido. Aún no los pongo en práctica eso sí, pero hay tiempo. Hace unas semanas he vuelto a hacer ejercicio, sinceramente llevaba demasiado tiempo sin hacer ningún tipo de actividad física. En el verano tenia la excusa de que hacia mucho calor, además de no tener a nadie que me acompañara. Es muy fácil encontrar algún pretexto para quedarse cómodamente en el sofá y ver una película. Lo más difícil no es encontrar la motivación o mantenerlo por una temporada; lo que más cuesta es hacerse la idea de que hay que hacerse un hábito de por vida de hacer ejercicio al menos tres o cuatro veces por semana. Bueno también es difícil mantener el habito. Cuando corres es un exelente momento para pensar, poner en orden alguna idea que te puede estar rondando en la cabeza, pero lamentablemente no puedo pensar tanto. Ya que el vago de mi cuerpo, apenas se da cuenta que no le estoy poniendo atención comienza poco a poco bajar las marchas y así sin darme cuenta, estoy en primera. Esta vez decidimos variar un poco, en lugar de ir al faro y luego a la Olla (Una playa a cinco minutos de mi casa que tiene una forma similar a este utensilio, la penúltima foto) fuimos a Cala Agulla, la playa que podéis ver en la última foto, y luego volvimos por la calle que tiene ese mismo nombre. Confieso que lo de hacer ejercicio no es algo que se me de con naturalidad, es una constante lucha conmigo mismo, pero al costarme es lo que más satisfacción te da cuando te das cuenta que lo has logrado. Bueno al final uno se acostumbra cada vez más, como me sucedio el año pasado.

Entre la casa, la uni y el cocos'

Aquí va una lista de cosas buenas y malas que me ocurrieron esta primavera:
Comencemos por el amor. Aún no encuentro el amor pero sí estuve un poco coladito por un
a alemana que lamentablemente para ella, no me correspondió el sentimiento. Vale,no diré lo dicen los malos perdedores, soy yo el que se lo pierde.
Es que no hay caso Dios podría hecharme una mano para la próxima; al menos, no me fue bien en el amor pero me fue bien en la segunda cosa que te trae más felicidad; me gané una beca, y como ya tenia pagado todo el año, el dinero fue solo para disfrutar- ya, estoy superrficial, ¿y qué? Necesitaba algún consuelo.
Aunque todos los que me conocen saben que no nunca seré tan superficial así que destine un buena parte de ese dinero a un amigo de África para que pudiera abrir un taller para hacer soldaduras y así mantener a su familia.
Otra cosa mala es que descubrí que tengo ligeros problemas a la vista, me di cuenta mientras veía El Tigre y el Dragón y los subtítulos se veían algo borrosos. A ver, creo que me faltan más cosas, ¡ah sí! Leí por primera vez a Shakespeare y finalmente averigüe la forma que tenia un trikini.

Estos son algunas de las cosas más curiosas que me sucedieron esta última estación. Lo demás me es más difícil de contar. No puedo hilar todos los hechos que me ocurrieron, como lo suelo hacer, solo me vienen a la cabeza lugares, voces, colores, sabores y canciones. Pienso en casa y lo que se me viene a la cabeza es la grúa por un lado y las flores con que mi mamá decoro el balcón. Le quedaron tan bonitas que incluso más de algún turista se ha parado a sacarse fotos con nuestra casa detrás, incluso poco a poco nos fuimos dando cuenta que los vecinos de cada esquina comenzaron a florear sus terrazas; y que extraño que con tanto polen no me diera alergia.

Otro sitio que merece la pena hablar es “Cocos”. Antes que comenzara a currar, David y yo íbamos casi todas las noches. No era nada en especial, unas cuantas cervezas, unos dardos y para casa. Aunque claro, algunas veces nos íbamos a casa más bien tarde. Me gusta el garito, la verdad, especialmente en primavera, cuando aún se puede conversar y tener al menos medio metro de espacio vital. Lo que no me gustaba es que cada día mi brazo quedaba pegoteado al apoyarlo a la barra y la música iba de mal en peor. Bueno no toda la música, me quedo pegada una canción de Los Héroes del Silencio; Entre dos tierras, otra de The Scissor Sisters (que no sé como se llama pero repite todo el rato I feel like dancing, dancing) y la canción de Mika que ahora se escucha por todos los sitios (Grace Kelly, que voz la del figura este, me recuerda a Freddy Mercury). Además, como ya mencione, aprendí a jugar a los dardos y a odiar el Jagermeister, de tanto chupito que nos daban.

La universidad es otra historia, afortunadamente, más o menos como pensé que sería. Me encanta la libertad que se tiene, de estudiar por tu cuenta y la posibilidad de estar siempre creando e investigando. Me gusta lo que estudio, leer, comentar y escribir; cultivar el espíritu crítico. Lo exámenes estuvieron bien; es un sabor agridulce siempre el que tengo en trance de examen - angustiando, nervioso, preocupado, siempre pensando que no estudiado suficiente- que la mayoría de las veces suele ser así- y a la vez me siento lleno de vida.

Y eso es todo, creo que casi no salí de esos tres lugares este último tiempo. Me estoy aburguesando un poco, la verdad, será que ya estoy viejo pero he disfrutado mucho vivir sin mucho sobresalto, el status quo como sé suele decir. Supongo que por un tiempo no esta mal. Ahora tengo el verano por delante para descansar sin ninguna otra cosa que hacer aparte de sacarme el permiso de conducir que ya viene siendo hora. Descasar, disfrutar de la playa aunque hasta ahora llevo más tiempo tirado en la cama viendo tele- total, el verano es para eso.

Tempus fugit

Menos de un octavo de segundo hizo falta para que mis ojos se dirigieran hacia la esquina inferior izquierda de la pantalla, para así confirmar lo que no hacía falta confirmar. No es que me importe ser algo más mayor, al fin y al cabo estos ceros y dos puntos solamente indican que todos somos un día más viejos pero no puedo negar que me hace reflexionar un poco sobre esa ingrata fulana de la vida. Tampoco me gusta el tener que acostumbrarme a un nuevo número. Ya me basta con tener que saberme el número secreto del banco, el del pin de mi móvil, el del cajero, el de la biblioteca, sin contar la combinación de números y letras que tengo en los diferentes correos y perfiles varios de internet; es que con lo bien que me había acostumbrado al dos y al tres para que ahora me vuelva a tardar un mes para tener en mi mente un dígito más.

Confieso que el vigésimo cuarto cumpleaños me trae cierto respeto. Además de ser una nueva etapa es un nuevo etiquetado. Hasta los veintitrés eres un joven a secas, pero esta noche he pasado a ser un joven adulto un etiquetado que llevaré hasta los treinta cuando pasaré a ser un adulto joven, pero esa ya es otra historia. El joven adulto es ambicioso, trabajador, osado o al menos me inclino a pensar así. Nuestros padres en su etapa de joven adulto se hicieron Hippies; y gracias a ellos, hemos aprendido que con flores y otras hierbas no se llega a ninguna parte. Un joven adulto lleno de ambiciones y proyectos es lo que aspiro a ser; Es que nunca hay que aspirar a menos, me decía mi abuelita.


Saludos a todos los que comienzan o ya comenzaron esta nueva etapa en la vida.
Ahora lo que me toca es un interesante mes lleno de exámenes finales, además de la teórica del coche. Una combinación de temor y entusiasmo me abordan estos días. Aprobarlos todos no será fácil pero se puede, una línea muy delgada separa la gloria del desastre. Sin embargo, pase lo que pase, después de los exámenes celebraré mi cumpleaños a lo grande.

Have I forgotten something?

I love this picture. It reminds me the good ol' times when I was traveling across Europe with my buddy, Gabe. The snap was taken exactly a year ago, during our one week voyage across the lands of the Vikings. Emma was so happy to see us that she kept us busy the whole time, knowing how easily-bored we used to be. I shall take the opportunity to thank Emma for all the care and time she took out of her schedule for us. It was such an awesome time in a magical land where hotdogs have smashed potato on it, and kebaps are pizzas and pizzas are kebaps. Looking at this picture, it called my attention the fact that it doesn’t look that I’m as cold as in other pictures I have from Denmark and Sweden. I also look little bit lost and maybe a little concern about something. Perhaps it was the fact that at that point in my life I had so many challenges lying ahead; coming back to my place after many years abroad, and restart my academic studies.

Today, a year later, I wish I could come back and tell myself that everything is going to work out. How easy is to say how easy the task was, after you have accomplished it. However not many are the ones who show boldness before perform a difficult task that has been appointed. Well, it is true that at the end of the day, the only failure is to quit, and I guess fear is not that bad unless it makes you stop from what you are doing. Nevertheless, I know I get nothing by worrying. I’ve always thought that worrying is like a rocking chair; it gives you some entertainment but it doesn't take you anywhere.

!Rutina, rutina, rutina!


Ocho menos cuarto, estoy en la estación de Manacor y el tren no sale hasta y media. Lo que significa que tengo tiempo de sobra para el segundo desayuno de la mañana. Entro a la cafetería, me siento en la tercera mesa del final a la derecha; ya que se encuentra en el ángulo perfecto para hojear el diario y ver las noticias en la tele al mismo tiempo.Cuando la chica de los piercings me trae el café con leche y el croissant ya voy por los deportes. Mientras tanto, miro por la tele por si dan el tiempo para hoy pero aún siguen hablando de terroristas en huelga de hambre.Una vez que he visto el panorama del día, le echo azúcar al café mientras pienso lo que tengo por delante en esta jornada; primero, una hora de tren de Manacor a Palma en la que intentare adelantar con el dossier de lingüística, aunque claro, más de media hora no aguanto leyendo teorías del origen del lenguaje, pero con algo me tendré que entretener encima que no me dio tiempo de bajar música a mi iPod y solo tengo los mismos temas de siempre. El croissant estaba frío(ojala lo hubiera pedido con mantequilla) pero el café estaba mucho mejor que los que sirven en la universidad. Intentaba apuntar en mi agenda mental que no debía olvidar pasar por la biblioteca antes de la clase de literatura hispánica, ya que tenía que consultar unos manuales. En eso me acuerdo de que había que mirarse unas páginas para inglés oral. Así que me hice un lío tratando de organizarme, lo que debía hacer primero, lo que no podía dejar de hacer y lo que no valía la pena hacer por el momento. Luego me olvidé de todo e intente relajarme con mi café que ya estaba tibio y el pedazo de croissant que quedaba, mientras me entretenía mirando los informerciales de la tele.
Esta es la forma que procesa mi cabeza una templada mañana de jueves. Las cosas van bien. Estoy comenzado a cogerle cariño a esa rutina que siempre temí puesto que siempre pensé que desproveería mi existencia de todo sentido; lo cierto es que es todo lo contrario. Supongo que la clave esta en vivir una vida extraordinaria en situaciones ordinarias. Así espero.

¡Ya es 2007! y aún no hay automóviles voladores, que decepción se debe estar llevando mi abuelo.

Palabras de G. Bush: "No hay duda que 2006 fue un pésimo año para Irak".No podría estar más de acuerdo con él. Aunque las cosas no solamente fueron difíciles para los iraquíes el año pasado. Misiles también fueron protagonistas entre Israel y Líbano. Una guerra se alargo en Sudán. Un pequeño dictador en Corea del Norte consiguió bombas, y al presidente de Irán también le atraía lo nuclear. Mientras tanto nadie se hizo cargo del calentamiento global, ETA no dejo las armas y Sony no hizo suficientes PlayStations3.


Como cada víspera de año nuevo, tenia muchas ganas que este año se fuera de una vez por todas, con la esperanza que 2007 nos traiga más alegrías. Sé que es un poco ingenuo pensar así y que estos 365 que tenemos por delante tienen toda la pinta de ir aún peor. Los años pasan, las guerras se multiplican, la pobreza aumenta, pero cada año nuevo siempre existe esa esperanza incluso en los más pesimistas que algo va a cambiar. Unos se proponen dejar de fumar, apuntarse al gimnasio, aprender inglés o hacer dieta. Me pregunto que se propondrán los que tienen el poder, el dinero y las bombas; yo este año me propongo no declararle la guerra a ningún país; este año no violare ningún derecho humano; este año me comprometo a pagar salarios dignos a mis empleados.

Seguro que incluso el tío Osama tiene las mejores intenciones para este año. Personalmente, para este año me he propuesto ser más perseverante. De esta forma en los próximos años seré capaz de cumplir las otras promesas que me proponga. Os sugiero que hagáis lo mismo. Ya que la mayoría de vosotros en el futuro seréis los futuros empresarios, políticos, doctores y maestros. Es decir, los que van a tener el poder, dinero y las bombas. Y si no sois capaces ahora de dejar de fumar o hacer un poco más de ejercicio, en el futuro tampoco seréis capaces de hacer el bien cuando tengáis la posibilidad. Sé que ya pasaron unos días desde el primero de enero pero a todos vosotros os deseo un feliz año.

Mi inesperado viaje a Santa Cruz de Bolivia y sus fortunas y adversidades

Solo pensaba en volver a España y todas las cosas con las que iba a tener que ponerme al día mientras caminaba por los pasillos del aeropuerto con un aire un poco melancólico, un jueves por la noche, pensaba en los buenos momentos que he vivido estas últimas semanas y me preparaba para volver a la rutina. Hacia escala en el Aeropuerto de Santa Cruz de Bolivia durante unas cuantas horas en principio. Ya al llegar, constate que tendría dos horas de retraso lo que significaba un problema puesto que tenía un vuelo de conexión a Palma de Mallorca con otra aerolínea, dos horas después de mi llegada. Lo que no sabía era que esto era solo el comienzo.

Afortunadamente, he vuelto a España y eso es lo que importa. En resumen, estuve más de 30 horas en un aeropuerto en que se está permitido fumar, con una desorganización total, donde los auxiliares de tierra se comunican con los pasajeros haciendo el máximo uso de sus cuerdas vocales, en lugar de usar un altavoz como la gente y completamente incomunicado al mundo exterior ya que no había ni siquiera cajeros automáticos para poder sacar dinero y llamar a mis seres queridos. Por suerte no todo fue un caos, ya que como podéis ver en las fotos al menos por la noche nos enviaron a un hotel y tuve tiempo de hacer algo de turismo por Santa Cruz con un montón de gente que no conocía pero que nos unimos en el infortunio. También me compre una maleta muy guapa ya que los precios estaban tirados incluso en las marcas importantes. Aunque después del mediodía nos devolvieron al aeropuerto y estuvimos otra vez con el mismo baile. Después nos pusieron en un avioncito que no entendía como pretendían que volara el Atlántico sin aire acondicionado por más de tres horas.

Si cuento esto, no es para quejarme como niñita, pero para recordarme a mi y a todos que en una era como esta, en que todos tenemos en nuestras manos el poder de la información: si hubiera visitado en alguna pagina acerca de que opina la gente de Lloyd Aero Boliviano, me hubiera dado cuenta que iba a volar con una empresa que lleva más de cinco meses en una gran crisis económica y donde su mayor accionista esta prófugo de las autoridades por ladrón. Conclusión; lo primero que vuela en una aerolínea barata, son los billetes.