De vuelta a mis orígenes

Casi media década ha pasado para que el hemisferio austral sea honrado nuevamente con mi presencia. Chile es uno de los mejores países del mundo, será porque nací aquí, porque muchas personas que quiero viven aquí, por que es el lugar donde aprendí a hablar y a razonar. Sí, no estoy siendo parcial con mi juicio pero estoy muy contento de haber nacido aquí y que a pesar de haberme ido tan lejos me sigan recibiendo con los brazos abiertos después de tanto tiempo lejos de aquí.

Me encantaría haber traído más dinero esta ocasión ya que hay muchas cosas que me quedan por hacer y visitar por estos lados. Algún día tengo que ir a La Isla de Pascua y a los glaciares del sur. De todas maneras tengo muy claro lo que me toca hacer por aquí: pasarlo bien con los amigos y la familia y cambiar por unas semanas la neo-dieta mediterránea por los platos criollos, y la sangría y los cubatas por el pisco sour y los copetes, tomar muchas onces con manjar y palta, disfrutar de los choripanes y de asados con sendos pedazos de carne, carretear mucho y en fin, todas esas cosas que no son más que palabros fuera de este pequeño rincón del mundo.

Y por supuesto la navidad. Había olvidado lo mágico de las navidades en mi tierra. Viejitos regordetes de chaqueta roja tocando las campanas y parados en una esquina con 30 grados de calor. Lo mágico es que el pobre señor no se desmaye con esas temperaturas y ese traje de esquimal. ¡Así es mi Chile que extraño tanto!

1 comentario:

  1. hola pablito!!
    primero que todo, todavía espero una foto en la que aparezca yo, espero que ya venga... y lo segundo es que me encantó verte!
    cuatro años es mucho tiempo, pero siempre he creido que la gente no cambia... y tengo razón! sigues siendo esa persona encantadora y tierna de siempre; me gustaría haber pasado más tiempo contigo... pero ya habrá tiempo para eso, cuando te vaya a ver y haga un
    "_ _ _ _" jajajaj!! (tu sabes lo que quiero decir)
    besos amigo y hasta pronto!

    claudia Garay

    ResponderEliminar