Abuelos, tíos y primos

Tres generaciones reunidas nuevamente. Felizmente estoy de vuelta en la casa de mis abuelos en la que tengo tantos recuerdos y anécdotas. Esta casa es el centro de la vida de los Camus. En este lugar pase el 80% de mi tiempo en Chile. La casa esta ubicada en el barrio del tenis de mi cuidad que en su tiempo fue de los barrios más pudientes. Tiene un salón comedor y un corredor que lo conecta con todos los otros cuartos. El jardín tiene la forma de dos rectángulos que se juntan en las esquinas, cubierto de césped, unas baldosas rojas en los costados, muchas plantas y flore en las esquinas y un caqui cerca de la puerta de entrada, aunque nunca me gusto su fruto por encontrarlo muy viscoso. El patio, a pesar de no ser muy grande, posee una parra en un costado muchas flores por las esquinas y un imponente árbol de damascos(albaricoques) que le da sombra por la tarde y lo convierte en un sitio perfecto para la siesta. Somos una familia muy unida. Mis abuelos, tíos y mi padre viven ahí desde los sesenta. E incluso cuando mis tíos (y mi papá) crecieron y formaron sus familias, siguen yendo cada fin de semana a tomar el té y a pasar la tarde. Debido a esto, crecí junto a mis primos como si fueran hermanos. Aunque eso sí, los Camus son muy reacios a aceptar gente que no pertenezca a su clan. Por lo que me contaron, paso mucho tiempo para que la familia aceptara a mi madre y a los otros cuñados. Pero ahora ya son de la familia, y mi abuela se convirtió en una madre más para ellos.

Hoy en día las cosas han cambiado un poco. Mi abuela ya no esta con nosotros. Fue un gran golpe para la familia ya que sin duda era la matriarca. Aunque puedo decir que su espíritu sigue con nosotros. Al decir esto me refiero a que sus principios y valores, ademas de nuestro cariño por ella sigue con nosotros (Me veo en la obligación de explicarlo ya que por la fe cristiano-protestante que en familia se profesa, la mera insinuación de que su espíritu real vaga por los cuartos de la casa podría sonar anatema).

Mi tía, Mayi,se ocupa ahora de la casa y junto a Jimena se encargan de cuidar al tata. Ademas viven mi pequeña prima Rocio y Sebastián con ellos. Esta ha sido la casa donde estuve casi un mes y medio con ellos y con mis padres y mi hermana, sin contar que el resto de la familia venia a vernos religiosamente cada fin de semana. Así que tampoco fue tan diferente como en atañó. Mi abuelo continua preparando el té de la tarde a pesar de su edad, va de compras a la feria, y cada día nos preparaba un poleo-menta después de comer. Además que siempre va a visitar a mi abuela, la mama, va a tomar el té. Mi abuela vive en una casa a unos cuantos kilómetros de donde mi abuelo, junto a mi primo Juan Jose y mi tía la Chini, que la llamamos así por que de pequeña tenia los ojos achinados . La Mayi con sus diseños, la Jime con sus niños, la Chini vendiendo tarjetas, mis otros tíos Edu y Vivi en sus bancos y Juan, bueno él fue el único que cambio de trabajo del periodismo a un banco, pero seguro que seguirá con el diario más adelante. Mi primos, ellos si que han cambiado. Claro todos estos años fuera y a ellos si se les nota la diferencia. Juanjo y Paula camino a la universidad, los otros ya pasando a enseñanza media. La ley de la vida.

Así estuvieron las cosas por casa. La verdad me encanto el haber podido en parte recuperar todos estos años fuera, intercambiar experiencias; además me sentí como si nunca me hubiera ido. No importa que ahora no me encuentre con ellos, lo importante es saber que están ahí y que siempre lo estarán para lo que necesites. Familia que crece unida permanece unida... para siempre.

De vuelta a mis orígenes

Casi media década ha pasado para que el hemisferio austral sea honrado nuevamente con mi presencia. Chile es uno de los mejores países del mundo, será porque nací aquí, porque muchas personas que quiero viven aquí, por que es el lugar donde aprendí a hablar y a razonar. Sí, no estoy siendo parcial con mi juicio pero estoy muy contento de haber nacido aquí y que a pesar de haberme ido tan lejos me sigan recibiendo con los brazos abiertos después de tanto tiempo lejos de aquí.

Me encantaría haber traído más dinero esta ocasión ya que hay muchas cosas que me quedan por hacer y visitar por estos lados. Algún día tengo que ir a La Isla de Pascua y a los glaciares del sur. De todas maneras tengo muy claro lo que me toca hacer por aquí: pasarlo bien con los amigos y la familia y cambiar por unas semanas la neo-dieta mediterránea por los platos criollos, y la sangría y los cubatas por el pisco sour y los copetes, tomar muchas onces con manjar y palta, disfrutar de los choripanes y de asados con sendos pedazos de carne, carretear mucho y en fin, todas esas cosas que no son más que palabros fuera de este pequeño rincón del mundo.

Y por supuesto la navidad. Había olvidado lo mágico de las navidades en mi tierra. Viejitos regordetes de chaqueta roja tocando las campanas y parados en una esquina con 30 grados de calor. Lo mágico es que el pobre señor no se desmaye con esas temperaturas y ese traje de esquimal. ¡Así es mi Chile que extraño tanto!

en la UIB

Tras una larga y monotona temporada veraniega, llena de sol, playas en que era imposible caminar debido a todas las chicas guapas que había en ella y fiestas que se acercaban cada vez más y más al mediodía, he comenzado los estudios en la Universitat de les Illes Balears. Sé que estáis pensando pero cuando digo monótono os juro que lo fue. La vida insalubre aburre a los chicos buenos como yo, que esperan ansiosos el comenzar el trabajo duro y los retos que la vida universitaria nos lleva.

Hasta ahora voy muy bien. Francamente, ha resultado muy diferente a mis expectativas. Estaba preparado a encontrarme con una jungla, un caos de gente en donde los profesores serian crueles y se reirían en tu cara, al más mínimo fallo (y con excepción de una bruja, me equivoque del todo) y en donde la lucha entre compañeros, por ser los mejores, desprestigiándose mutuamente, seria sanguinaria.

He visto muchas Highschool movies, sí, ya lo sé. No obstante si lo piensas bien; vamos, tampoco estoy estudiando políticas o derecho. ¿Que puede pasar con gente que va a estudiar letras puras? Menos mal, por que a estas alturas de mi vida, no me quedan ganas ni ánimos de aguantar a pringaos. Me alegra haber comenzado este año, especialmente ya que en general me han tocado muy buenos compañeros y profesores.

Aunque es normal que en el comienzo todo suele ser una luna de miel. Todo es nuevo y estas descubriendo como funciona la cosa. Por ahora la vida en el campus es muy tranquila, pero no creo que diga lo mismo a fines de enero con mogollón de exámenes esperándome a la vuelta de la esquina. Veremos que pasa.

La peña, muy maja, de todas maneras es el comienzo, a medida que nos vamos conociendo seguro que hay más líos. Que me lo digan a mí, que ya más de algún marrón me he comido. Aunque debo confesar que hasta cierto punto me gusta meterme en problemas. No hay nada mejor en la vida que juntarte con los colegas años después y recordar las gamberradas que hacíais juntos en tu juventud. Mi clase no me desilusionará, dos meses y ya tenemos unas cuantas anécdotas para el día de mañana. Ya tengo algunas pero aún están muy frescas para contarlas. Tal vez más adelante.