La Tierra Baldía

Me vine a trabajar a la biblioteca de Georgetown cuando me encontré con una copia de La Tierra Baldía (The Waste Land) por T.S. Eliot. Me puse a ojearla y me di cuenta que no era un libro de la biblioteca, no tenía registro, y por dentro estaba lleno de anotaciones y palabras subrayadas y marcadas.

Aparte de la nostalgia que me trajo de mis años de estudiante de filología inglesa, este texto me produjo más interés por la interpretación que le daba el desconocido al que le tocó analizar este poema.

Y más que su interpretación me interesa la forma. utiliza tres colores para hacer anotaciones (¿las hizo al mismo tiempo o fue un trabajo de varios días?) luego subrayó palabras claves con azul y usó un plumón verde para anotar lo que creo que son sus versos más importantes.

Luego utiliza el plumón para marcar palabras importante, y subraya medio verso. Tanta inconsistencia hace que  aunque sea unos versos que hablan principalmente de la muerte, parezcan unos versos profundamente vivos.

Japonés, segunda parte

Errante y perdido terminé en primer periplo, sin embargo, unos años después, he decidido comenzar una segunda salida en el periplo que significa aprender japonés.

El japonés es la primera lengua no romance o inglés que he decidido aprender. Evidentemente ser lingüista ayuda,  el estudio de los universales de las lenguas humanas me ha permitido entender la gramática con mucha más celeridad. Aparte de eso, estoy en pañales como cualquier mortal: miles de palabras que aprender, miles de estructuras que mi cerebro tiene que aprender a procesar, y por último un sistema de escritura completamente diferente con una combinación de símbolos léxicos y silábicos.

Aún así, ya me he lanzado. Puedo escribir oraciones simples como esta:

マクドナルド ハンバーガーべます

makudonarudo-de hanbāgā-o tabemas

Todo eso para señalar que como una hamburguesa en McDonald's (que por cierto no me como una hace años).

McDonald's (マクドナルド ) y hamburguesa  (ハンバーガー) son palabras extranjera por lo que usan katakana (cada símbolo es una sílaba).

Las partículas de localización () así como la de objeto directo () y la terminación del verbo (べます) son morfemas gramaticales por lo que utilizan otro silabario llamado hiragana (aquí también cada símbolo es una sílaba).

Finalmente, nos encontramos con kanji. Kanji son los caracteres prestados del chino, en el que cada símbolo representa una idea, en este caso comer (). Al ser léxicos, cada símbolo puede tener diferentes pronunciaciones.

Poco a poco y dentro de unos años tal vez pueda tener una conversación básica. No me importa. No tengo ninguna prisa.

Libros de aeropuerto

Hay una o dos estanterías de libros en cada kiosco en los aeropuertos.  No sé quién haga la selección de esos libros, pero sin duda en su mentalidad estará que en tan poco espacio habrá que vender los libros que atraigan al mayor número de consumidores. No por nada, sigue el incombustible Dan Brown vendiendo bestsellers, y también hay libros escritos por famosos: la chica hindú de The Office, el comediante Anzi Ansari , y la actriz de Twilight, pero no la protagonista, la que era amiga de la novia del vampiro. También, como no, había los libros de autoayuda y algún que otro manual para triunfar en los negocios.
No, esto no es una diatriba en contra este tipo de libros, tampoco tengo interés en recalcar la importancia de traer de vuelta la literatura y filosofía clásica, o a autores consagrados por la crítica. ¿Quién soy yo para juzgar un libro por su tapa? A lo mejor Anna Kendrick (encontré su nombre en Google) desea compartirnos esbozos sobre la condición humana que ni al propio Séneca se le hubieran ocurrido. A lo mejor Anzi Ansari pasará al canon occidental como un  individuo no entendido por sus contemporáneos.
Los libros (por así decirlo) que la crítica literaria considera de buena calidad y que estaban en esa estantería eran los libros de los que se había hecho recientemente una película. Silencio, de Shūsaku Endō, ha existido por cincuenta años, pero a los kioscos del aeropuertos no les importó hasta que Martin Scorsese hizo una película. Ya lo había notado.
Sin lugar a duda, muchas novelas trascendentes andarán por algún lugar perdidas solo porque nadie quiso dales su paso a la pantalla grande.

Los multiversos

Como forofo de la ciencia ficción, siempre me ha fascinado la idea de la existencia de múltiples universos. La mayoría siempre cuentan sobre universos alternativos. Con mi limitado conocimiento de las ciencias, tengo entendido que físicos en determinadas ocasiones deben hacer hipótesis asumiendo la existencia de universos múltiples. En todo caso, me agrada la idea que la ficción cada vez alcance más la realidad.

Eso sí, por supuesto la tendencia en la ficción es asumir que nosotros somos el universo “normal”, o “neutro” o “el de referencia”. Tal vez nosotros somos el universo paralelo al cual visitantes de otros universos más normales nos vendrán a visitar.

Cada vez la realidad de este mundo parece superar la ficción.

Tras las elecciones

Pasé casi toda la mañana del día siguiente haciendo terapia de grupo en dos de mis clases. Varias chicas lloraron. El estado de shock era endémico. No hubo mucho de que hablar, más que un par de dosis de ánimo, y un par de charlas sobre la resiliencia, la lucha y la rebelión.

 Ciertamente yo también estaba impresionado. Antes de las elecciones, pensaba que la estupidez humana ya no me volvería a sorprender.

Y al caer la noche siguiente, me eché en el sofá. Pensé en Isildur (en la película, no el libro) negándose a destruir el anillo arrojándolo al volcán. Luego voz de la narradora lo justifica comentando lo oscuro del corazón humano. ¿Acaso será que necesitamos el mal, solo para poder plantarle cara?, Sí no hubiera por el oscuro corazón de Isildur, no habríamos disfrutado de la trilogía de Peter Jackson.

Tal vez Trump sea un símbolo, como la esvástica. Un símbolo con el que oponerse. Un símbolo al que personas de todo el mundo miraran de frente, se opondrán y se comprometerán en actos de compasión, caridad, valentía y justicia.

Es la misma injusticia, maldad e intolerancia de siempre, diferente rostro.

Capitalismo a las puertas de Cuba, literalmente

Fue noticia hace algunos meses. La reabierta embajada cubana en Washington D.C. se ubica en la calle 16, entre los barrios de Adams Morgan y Columbia Heights, apenas 3 calles de mi hogar. Hace un par de días pasé enfrente de esta, y me encontré con unos hombres de negocios esperando en la entrada.

Eran cuatro o cinco hombres de negocios, luciendo oscuros traje, corbata y maletín.de unos cuarenta y muchos o cincuenta y pocos.  Esperaban en la puerta de la embajada a medio día, sin sombra con la que escapar el bochorno de agosto. Uno se limpiaba con un pañuelo la frente, otros se entretenían con su teléfono.

Ciertamente podría tratarse de individuos con asunto de cualquier índole, pero en así sin más, funciona como una imagen muy poderosa . No hace falta una mente muy retorcida para especular que son hombres de negocios norteamericanos, ansiosos por comenzar a explotar estás tierras vírgenes del capitalismo, sembrando sus Wallmarts y rociando Wendy’s como si fueran un pesticida gracias a las recién abiertas relaciones bilaterales entre Cuba y los Estados Unidos.

Qué excursión fue muy divertido y memorable que estaba siendo un estudiante de escuela secundaria mi último se hizo aún más cerca a unos de otros

Se podrían pasar horas y horas buscando los múltiples significados de esta oración. Segundos y terceros significados. ¿Quién sabe? Tal vez nunca los encontremos. Permanecerán ocultos hasta que algún académico en trescientos años le dé un significado que estará demasiado apegado con su época, pero que todos encontrarán que encaja perfectamente con los acontecimientos que acaecen en este entonces.

Y todo por un estudiante de español intermedio que tenía que escribir sobre su viaje al parque de atracciones.

#OrtografíaFail

Señoras y señores:
  • Haiga
  • Hasí
  • Hubieron /habían problemas
  • Meces del año
  • Rajuñar
  • Haber que hacemos
  • No ay problema
  • Pudo a ver sido un problema
  • Iva a la esquina
  • Hiba a la derecha
Dejo constancia que todas estas palabras han quedado escritas. 

Por lo tanto, EXISTEN.

Muchas gracias por su atención.